Compartir

Hace unos días llegó el momento de despedirme del club en el que he crecido desde que tenía 11 años y empezar una nueva etapa en el Deportivo de La Coruña.

Me gustaría empezar agradeciendo al Rayo Majadahonda la formación que me dio desde los 7 años. Tras cuatro temporadas fiche por el Atlético de Madrid y empecé a vivir un sueño, que hoy todavía se sigue cumpliendo. Siempre estaré eternamente agradecido a un club tan grande. Doy gracias a dios por los aprendizajes que cada temporada me ha ido enseñando y cada reto que ha ido poniendo en mi camino, porque es lo que me ha hecho crecer como jugador y como persona. Me quedo con todos los momentos, buenos y malos, tristes y alegres, pero considero que por encima de todo están las personas y por eso quiero agradecer a los entrenadores, delegados, físios, médicos, directivos, preparadores físicos, utileros y a todos los trabajadores del club su labor y la gran ayuda que me han prestado, destacando a todos los compañeros que me he tenido en el día a día, con los que he compartido tantas cosas y de los que, con muchos, me guardo una relación que será por mucho tiempo.

Me llevo el privilegio de haber podido cumplir el sueño de todo niño y de todo canterano: debutar en un abarrotado Vicente Calderón en un partido oficial de Liga. Por eso animo a todos los jugadores de cantera, porque con trabajo, humildad, dedicación y disciplina ¡se puede!.

Pero a los que más agradecido estoy es a mi familia y a mi novia. Sin ellos nada de esto habría sido posible.

Quiero despedirme diciendo que tras once años defendiendo la rojiblanca, es imposible que no lleve eternamente al Atlético de Madrid en mi corazón. Y también quiero agradecer el apoyo que siempre me ha dado la afición.

Me gustaría terminar mostrando mi ilusión y ganas de empezar esta nueva etapa en el Dépor. Agradezco al club su confianza y se la devolveré con mucho trabajo y sacrificio.

¡Nos veremos pronto!

¡¡GRACIAS ATLÉTICO DE MADRID!!

Comments

comments

Deja un comentario