Compartir
(Fuente | La Gradona)

La máquina perfecta alemana, el mejor equipo del mundo junto a Barcelona y Real Madrid, el Bayern de Múnich es el gigante bávaro por antonomasia. Un club donde la victoria es una obligación. Eso es lo que viene a Madrid para jugar contra el Atleti en esta segunda jornada de UEFA Champions League.

Y a pesar de la marcha de Pep Guardiola, el rekordmeister no se ha olvidado, ni mucho menos, de arrollar allá por donde pisa.

Ahora, de la mano de Carlo Ancelotti, el Bayern ha cambiado varios registros respecto al que cayó eliminado en las semifinales de la anterior edición de la Liga de Campeones, pero mantiene el bloque y la plantilla de coloso del fútbol mundial.

ARTILLERÍA PESADA

El Bayern mantiene una seña de identidad desde siempre, y no es otra que la capacidad ofensiva que arrasa a cualquier equipo. Respecto al Bayern de Guardiola, Ancelotti ha reconvertido al equipo en este aspecto, pues le ha dado mayor verticalidad y dinamismo al ataque espeso y estático propios del entrenador catalán.

La estrella del sur, como se conoce al club bávaro en Alemania, viene al Calderón como un equipo más estrecho y estirado, menos toque pero más potencia. Será necesario vigilar de cerca a Robert Lewandowski, Thomas Müller, Arjen Robben o Franck Ribéry, entre otros. Aunque el Atleti ya sabe pararlos.

MENOS POSESIÓN

Sin duda, el mayor cambio que ha dado el Bayern con Ancelotti a los mandos. Aunque mantiene, inevitablemente, la estructura y las bases de Guardiola de mantener el balón en su poder, el equipo bávaro se ha ido soltando, sobretodo en Bundesliga, de esa seña.

Un equipo que no agobia al rival ni acosa en su área, sino que crea rápido para definir antes, y aquí el Atleti tiene un arma de doble filo. El año pasado se sintió cómodo con el tipo de partido que propuso el Bayern tanto en el Vicente Calderón como en el Allianz Arena, pero en muchas ocasiones, sobretodo en Alemania, se vió superado por esa capacidad de embotellamiento que tenían los muniqueses. Este año no será así, sino que el Bayern permitirá más contragolpes pero a su vez tendrá una mayor capacidad de jugar sin balón, algo que al Atleti no le gusta nada.

FRAGILIDAD DEFENSIVA

Sin duda, el aspecto que peor maneja el Bayern es la zaga. Ya era el punto débil de la era Pep, pero ahora se ve más notablemente debido a la reducción de la posesión de balón. Los contragolpes que puede sufrir el conjunto bávaro son mucho más cercanos a la portería de Manuel Neuer y,

aunque Hummels (que veremos si llega al partido) es un fichaje espléndido para esa parcela, lo cierto es que tanto Boateng, que no parece estar al nivel del equipo, como Alaba, que como central sufre mucho, no parecen soluciones suficientes para no correr peligro. Aquí domina el Atleti de largo, donde puede introducir balones profundos y a la carrera, creando situaciones de gol con más facilidad que la temporada pasada.

Así pues, se espera que el partido del próximo miércoles sea similar a las semifinales de Champions del curso pasado, pero con un Bayern menos posesivo y más afilado. Veremos si el planteamiento de Diego Pablo Simeone será parecido al de entonces o bien decide dar una vuelta de tuerca a este potente Atleti.

Comments

comments

Deja un comentario