Compartir
El portero esloveno, protagonista en El Sadar

El Sadar. Minuto 14. Osasuna está bien situado en el partido y el Atletino acaba de encontrarse. Además, Jose María Giménez acaba de cometer un penalti en el área. Se encienden todas las alarmas, pues bajos los palos está Jan Oblak, que según muchos “expertos” no sabe parar penaltis. Roberto Torres es el encargado de convertir la pena máxima, un mero trámite visto quién está en la portería. Sin embargo, el jugador local lo falla. O mejor dicho lo para Oblak. Con un paradón a su lado izquierdo. Porque sí, Jan Oblak también para penaltis.

De hecho, de los ocho que le han tirado en partido con el Atlético de Madrid en partidos (sí, ya sabemos lo de las tandas) ha logrado detener cuatro. Un 50% logrado no precisamente ante lanzadores mediocres. Su primera víctima en España fue, ni más ni menos, Leo Messi. Era la temporada 2014/15, y en Copa del Rey se medían el Atlético y el Barça. Fue el primer penalti que le tiraron en España. Lo cierto es que el esloveno adivinó y detuvo el penalti al astro argentino, pero el balón le cayó a los pies a Messi de nuevo, que lo envió a la red. En cualquier caso, penalti parado.

El siguiente en tirarle un penalti fue Paco Alcácer, pero el valenciano logró batirle. Fue la temporada pasada, pero Jan tendría oportunidad de acabar el curso con un balance positivo. En un escenario inmejorable, el Allianz Arena, y cuando peor lo estaba pasando el Atlético, Thomas Müller tenía la oportunidad de acabar con la aventura europea del Atlético. Sin embargo, el de Škofja Loka se estiró para detener aquel lanzamiento. El resto de la historia ya saben cómo acabó.

El segundo penalti parado por Oblak en Champions data de esta misma temporada. La primera jornada de la mejor competición continental de clubes ante el PSV fue un partido trabado en el Phillips Stadion. Saúl había marcado en el 43, y dos minutos después Guardado tenía la oportunidad de igualar, pero nuevamente Jan Oblak adivinó la trayectoria y detuvo el lanzamiento.

La racha negativa llegó en noviembre. Dos penaltis encajó en la derrota ante la Real Sociedad por dos goles a cero. Willian José y Carlos Vela batieron al portero rojiblanco desde los once metros. Cristiano Ronaldo haría lo propio en el derbi de la pasada semana. Ahora, con el penalti parado ayer, el balance se queda en cuatro de ocho desde que está en el Atlético.

Es cierto que en las tandas no ha tenido suerte o no ha parecido tener fuerzas para librar la batalla psicológica, como se vio el día del PSV de hace dos temporadas o en la final de Milán. Pero se puede decir con toda rotundidad que Oblak es un portero que sí para penaltis.

De hecho, a lo largo de su carrera las estadísticas muestran que casi para uno de cada dos: lleva 9 parados de 20 lanzados. Unos registros muy cercanos a los de porteros como Diego Alves o Keylor Navas, especialistas en sacar a relucir sus reflejos desde el punto de penalti. Con el Rio Ave detuvo dos en una misma temporada, uno de ellos a Jackson Martínez en el Oporto. Con la selección sub 21 de Eslovenia también atajó otros dos, ante Ucrania y Suecia. En el Olimpija de Ljubljana también pudo lucirse en este aspecto con otra pena máxima defendida con éxito.

Comments

comments

Deja un comentario