Compartir
Foto: Columbia 98.7 FM

Recientemente hemos podido conocer el once elegido por la UEFA para el año 2016. Y como no podía ser de otra forma, Antoine Griezmann se encuentra entre los elegidos. La espectacular campaña realizada por el delantero francés se ha visto recompensada a través de dicha nominación, así como la nominación al balón de oro, quedando el rojiblanco en el tercer puesto solo por detrás de Cristiano Ronaldo y Leo Messi.

Era de esperar, pero todos los atléticos lo esperábamos con ansia. La temporada de nuestro delantero debía tener recompensa. De no haber sido así, no se hubiera hecho justicia con uno de los futbolistas del momento. La pasada campaña fue de vértigo para el delantero galo. Sus cifras sobrepasaron lo esperado sumando un total de 32 goles, 22 de ellos en Liga y 7 en Champions League. Nada desdeñable para un chico de 24 años que con su buen hacer aúpo al Atlético hasta la tercera plaza del campeonato liguero y le condujo a la final de la Champions.

Pero Griezmann no son solo goles. El francés es mucho más. Mueve al equipo, baja a recibir balones, abre el juego, asiste y por supuesto, marca. Sus cifras como asistente no son fruto de la casualidad. Hasta 5 asistencias llegó a dar el francés para beneficio del conjunto rojiblanco que vio cómo su juego mejoraba gracias, en gran parte, al enorme rendimiento del ex de la Real Sociedad.

Tras el fracaso de Jackson a comienzos de temporada y su consecuente salida, Griezmann se quedó sin pareja de baile y Simeone tuvo que reinventarse una vez más para poder darle al francés un compañero de garantías. Las primeras opciones fueron los argentinos Luciano Vietto y Ángel Correa, pero no terminaron de cuajar. Fue entonces cuando apareció la figura de Fernando Torres que firmó una buena segunda vuelta; hecho que, sin duda, benefició al equipo al igual que al propio Griezmann.

Su espectacular estado de forma tampoco pasó desapercibido en la competición continental. Sus goles al Benfica y al Galatasaray, a ambos por partida doble, fueron vitales para que el Atleti se clasificara como primero de grupo para octavos de final. Posteriormente, y tras vencer al PSV en la tanda de penaltis, el joven delantero anotó de nuevo un doblete frente al FC Barcelona en su visita al Calderón, en los cuartos de final de la Champions. Sus goles fueron vitales para pasar a semifinales, además del gol marcado en la idea por Fernando Torres.

Primero con un gran testarazo tras un magnífico centro de Saúl y luego tras un lanzamiento de penalti, logró colocar el 2-0 en el marcador para desatar la locura rojiblanca en el estadio del Manzanares.

Ya en semifinales, el delantero francés volvió a marcar un gol decisivo en el encuentro de vuelta. Ante el Allianz Arena, y tras una contra, Griezmann lograba empatar el encuentro, a pase de Torres, colocando el 1-1 en el electrónico de Múnich. El conjunto colchonero recibió otro gol en contra que daba la victoria a los bávaros, pero no el pase a la final. Ese pase estaba reservado para Griezmann y para el Atlético de Madrid.

El 28 de mayo de 2016, el Atlético se plantaba por tercera vez en su historia en una final de la Copa de Europa. Todos sabemos lo que ocurrió aquella noche en Milán. El “principito” no logró marcar esa noche, pero esto no logró empañar su excelente campaña tanto a nivel inidividual como colectivo.

2016 era además año de Eurocopa. Tras algunos partidos clasificatorios en los que Griezmann anotó varios goles para deleite de Francia, llegaba el ansiado torneo europeo.

Su Francia natal era la anfitriona del torneo y el delantero se lució durante la competición a ojos de todo el planeta. Sus seis goles condujeron a Francia a la final de la Euro. El rival sería la Portugal de Cristiano Ronaldo, que llegaba a la final tras enormes dificultades en las anteriores fases del torneo. A pesar del rival, a priori más asequible que otras selecciones, de nuevo “Grizzi” no pudo anotar en la ansiada final europea. Solo un golpe de suerte pudo decantar la final para los de Ricardo Santos.

A pesar de las dos finales perdidas, Antoine fue uno de los mejores jugadores durante toda la temporada. La selección francesa y el Atlético de Madrid disfrutaron de su clase, su magia y su desparpajo. Quizá lo único que le faltó al francés el año pasado fue un título, algo que desafortunadamente no pudo alcanzar.

A pesar de ello y viendo su juego, no cabe duda de que esto es solo el comienzo y que no dejará de sorprendernos a lo largo de su carrera. Este año se ha codeado con los más grandes del fútbol mundial. Quizá de aquí a unos años podamos verle como rey del fútbol. Quién sabe. Lo que está claro es que es un jugador diferente y lo menos que podemos hacer los aficionados del Atlético es disfrutarlo. Hay Griezmann para rato.

Comments

comments

Deja un comentario