Compartir
Imagen FFF.fr

Los internacionales rojiblancos prosiguen su periplo por los diferentes comprosmisos internacionales de sus selecciones. Aunque su rendimiento individual roza el sobresaliente; en el apartado colectivo, algún combinado deja mucho que desear.

Bélgica 1-1 Grecia (Yannick Carrasco)

El extremo belga y su conjunto no fueron capaces de pasar del empate ante la selección helena, su inmediata perseguidora en el Grupo 8 de la Fase de Clasificación para el próximo mundial

Yannick partió de inicio sobre el césped del Estadio Roi Baudouin. El colchonero vivió una situación anormal para él en el dibujo. Carrasco jugó de carrilero en un sistema con tan solo tres defensas, por lo que sus obligaciones ofensivas fueron superiores a las habituales en un atacante como él.

Este innovador sistema no hizo funcionar al extremo rojiblanco, ni a prácticamente no ninguno de sus compañeros. Con este empate, la selección dirigida por Roberto Martínez pierde la estela de la victoria alcanzada desde el inicio de la competición ( 12/12 puntos posibles); dando alas al conjunto griego para pensar en un posible liderato del grupo.

Luxemburgo 1-3 Francia (Antoine Griezmann y Kevin Gameiro)

La selección gala visitaba Luxemburgo con el objetivo claro de conseguir los tres puntos sin demasiadas complicaciones. Deschamps decidió prescindir en esta ocasión de Gameiro (a favor de Giroud), por lo que la presencia rojiblanca en el choque se limitaría a Antoine Griezmann.

Antes de la media hora de choque, Giroud sería el encargado de anotar el primer gol grandes, a priori, encarrilando el choque. El ariete gunner sería el protagonista indiscutible del choque, provocando cinco minutos después de su tanto un penalti que conllevaría el empate local.

A pesar de la enorme participación de la estrella rojiblanca durante toda la primera mitad, Griezmann no lograba ser decisivo en las acciones de gol. Está situación cesa cuando escasas acciones después del empate se produce otra infracción dentro del área, en esta ocasión en las inmediaciones del arco local. El cañonero rojiblanco no duda, asume la responsabilidad y sitúa el 1-2 en el luminoso del Josu Barthel.

Este triunfo permite al seleccionado dirigido por Didier Deschamps seguir en lo más alto de su grupo con 13 puntos de 15 posibles. Desde el tropiezo en la primera jornada, cuentan todos sus partidos por victorias.

Escocia 1-0 Eslovenia (Jan Oblak)

La nota negativa de este tramo del parón de selecciones está reservada a Jan Oblak. Su selección se vio en todo momento superada por Escocia, capaz de dominar el partido “de cabo a rabo”. Chris Martin fue el verdugo de la selección eslovena, superando a Oblak en el minuto 88′. El jugador del Fulham solo llevaba cinco minutos en el campo y terminó siendo el héroe local.

Individualmente, Oblak cuajó una gran actuación. Fue un cerrojo para los suyos, y la gran razón por la que su equipo estuvo “en la pomada” durante casi todo el choque. El cancerbero rojiblanco realizó cinco paradas en un partido en el que se vio acosado durante gran parte del mismo, contrastando con su situación habitual bajo las órdenes de Simeone.

Este tropiezo provoca la salida de su selección de la plaza que otorga la posibilidad de entrar al próximo mundial mediante un playoff. Eslovaquia se alzó con la victoria en su compromiso frente a Malta, arrebatándole esta plaza a Oblak y los suyos

Polonia 2-1 Montenegro (Stefan Savic)

El central también ha salido derrotado de su compromiso Internacional. Polonia endosó un 2-1 al combinado liderado por el central rojiblanco. La ex asociación del Borussia de Dortmund Piszczek-Lewandovski, destrozaron a Montenegro con sus goles.

Con esta derrota, la selección balcánica prosigue segunda de su grupo; perdiendo la oportunidad de asaltar el liderato, actualmente en manos de Polonia. En lo personal, Stefan Savic cuajó una actuación discreta, condicionado por una amarilla recibida en la primera parte

Italia sub21 1-2 España sub21 (Saúl Ñíguez)

El canterano rojiblanco volvió a capitanear a “la rojita”. El centrocampista ilicitano también fue capaz de anotar ante Italia el segundo tanto de una gran victoria (2-1). Tácticamente, Saúl desempeño su trabajo en el pivote, al lado de Marcos Llorente. Realizó un trabajo similar al que le pide Simeone, en una posición ya habitual para él en su trayectoria.

En el apartado colectivo, la selección dirigida por Celades se adjudica una victoria que va más allá de lo amistoso. Españoles y transalpinos se verán las caras este verano en la Eurocopa. Ambos combinados son favoritos a llevarse el trofeo, por lo que esté triunfo significa un golpe de autoridad, no solo por el resultado, sino por lo reflejado en el césped.

Comments

comments

Deja un comentario