Compartir
Foto: Atlético de Madrid

El portero del Atlético de Madrid se ha tenido que retirar del entrenamiento de la tarde tras sentir una molestia en el muslo izquierdo. El guardameta balear queda pendiente de evolución y se le realizarán pruebas complementarias.

Miguel Ángel Moyá no pudo terminar el entreno vespertino por un leve dolor en el muslo izquierdo. Los médicos del club han determinado que nuestro portero sufre una lesión muscular en la cara posterior del muslo izquierdo.

Por lo tanto, el portero queda pendiente de evolución y se le realizarán pruebas complementarias que ayuden a conocer el alcance final de la lesión en cuestión

Comments

comments

Deja un comentario