Compartir
El defensa montenegrino despeja ante la proximidad de Jamie Vardy. (Fuente | Atlético de Madrid)

El Atlético de Madrid venció por la mínima (1-0) al Leicester City en la ida de cuartos de final de la UEFA Champions League. Sin embargo, el marcador final fue engañoso en cuanto a lo que mostraron ambos conjuntos sobre el verde del Vicente Calderón. El plan del equipo rojiblanco fue llevar la batuta del encuentro hasta intentar abrir la zaga británica y así frenar las posibilidades de contraataque de los ingleses, en las antípodas de lo pretendido por los chicos de Diego Pablo Simeone.

Todo dispuesto sobre las orillas del Manzanares, el Atlético desarrolló su estrategia a la perfección. Jamie Vardy y Riyad Mahrez, buques insignia del Leicester City campeón de la Premier League la pasada campaña, no aparecieron. Tanto el delantero inglés y como el interior argelino sucumbieron al rigor defensivo y sistema de ayudas planteado desde el banquillo por el cuerpo técnico rojiblanco y ejecutado a las mil maravillas por Diego Godín y Stefan Savić, junto con la colaboración de Saúl Ñíguez y Gabriel Fernández ‘Gabi’, excepcionales en las ayudas defensivas a los zagueros atléticos. El entrenador argentino se impuso, además, en la batalla desde el área técnica del Vicente Calderón anulando las dos principales bazas ofensivas del conjunto inglés.

El primero en caer en la tela de araña tejida por los jugadores rojiblancos fue Jamie Vardy, aunque, con la propuesta del Atlético de Madrid, Riyad Mahrez acabó diluyéndose sobre el terreno de juego (tan solo dos tiros durante todo el encuentro: uno desviado y otro bloqueado). El ariete británico se fajó y demostró sus destacadas condiciones físicas para buscarse las habichuelas ante los defensores rojiblancos. Sin embargo, no fue suficiente para sacar rédito de su velocidad y potencia en la arrancada. El ‘9’ del Leicester City tan solo realizó cuatro pases, de los cuales solo uno acabó en las botas de Riyad Mahrez en un intento de disparo que no salió por línea de fondo y recogió el argelino. La incidencia del delantero fue ínfima: cero disparos y cero duelos aéreos ganados.

¿El antídoto? Diego Godín y Stefan Savić. Los centrales del Atlético de Madrid frenaron cualquier posibilidad de Jamie Vardy en ataque: un total de diez recuperaciones en defensa, siete duelos aéreos favorables de nueve disputados y doce despejes sin fallo para los zagueros rojiblancos. La solidez defensiva perdida a principio de temporada ha retornado en el momento más decisivo de la temporada. Asimismo, el rendimiento ofrecido por Saúl Ñíguez junto al capitán del Atlético de Madrid, ‘Gabi’ Fernández, permitió al equipo colchonero vivir con desahogo en labores defensivas ante las intentonas del conjunto de la ciudad de Leicester.

Tanto el ‘14’ como el ‘8’ rojiblanco, jugadores privilegiados en cuanto al físico se refiere, ocuparon la zona central del mediocampo junto a un ‘Koke’ más liberado de tareas defensivas que se encargó de elaborar los ataques, aunque sin perder de vista las labores defensivas: los tres canteranos sumaron un total de 29 recuperaciones en defensa. El entramado táctico ofrecido durante la ida de cuartos permitió al Atlético dejar su portería a cero y viajar a Leicester sabiendo que un gol en el King Power Stadium puede valer las semifinales de la Champions League.

Comments

comments

Deja un comentario