Compartir
(Fuente | Goal.com)

El segundo entrenador del Atlético de Madrid, Germán “Mono” Burgos, ha concedido una entrevista al periódico “El Mundo”. Repasemos lo más destacado que ha dicho el gran aliado de Simeone en el banquillo rojiblanco.

Su primer recuerdo que tiene de un balón: “La ansiedad de querer tenerlo. Jugaba con todo: todo es pelota. Por eso el fútbol es el deporte del pueblo”, contando también cual era la situación de su familia cuando él era chico y como jugaba con sus amigos en la calle.

Siempre se suele preguntar a un futbolista que es lo que hubiera sido en caso de no haber podido jugar al fútbol, Burgos dice:De no haber sido futbolista a mí me habría gustado ser mujer de futbolista”. Tras esto, a qué edad decidió ser portero: “Ya de pequeño. Salí campeón de todo. Mi madre no quería que fuera: no que lo van a pisar, no que lo van a lastimar. Los clubes me venían a buscar, pero yo tenía que terminar el colegio. Ferro Carril Oeste en esa época tendría 56.000 socios. Y vino a por mí, yo tenía 15 años”, diciendo que su madre lo temía, pero que finalmente acabó yéndose.

En su etapa como futbolista conoció a Simeone, así lo define: “Estuvimos ocho años comiendo en el Atlético de Madrid. Y de entrenador. Yo levanto la vista y ya sé lo que va a decir, por qué está preocupado. Y él conmigo igual. Es una simbiosis importante”, decía.

Los nombrados anteriormente son dos hombres del Atlético de Madrid de sangre, le preguntan que si hay algo especial ser aficionado de este club: “Hay muchas cosas. Para mí era como el Racing Club. Un club grande que ha descendido, que ha sido intervenido, que ha sido campeón del mundo. Yo entendí lo que era el Atleti cuando estaba en Mallorca. Veo un partido Leganés – Atlético de Madrid. Primer año en Segunda. Y veo cómo la gente iba por Butarque como una riada increíble. Y yo mirando el televisor me decía: «Yo quiero jugar ahí. Nuestra afición alienta al equipo, aunque pierda”.

Sigue hablando de entrenadores, Carlos Griguol, argentino que fue entrenador de German en su adolescencia y de Luis Aragonés: “Son iconos. Carlos fue esencial en mi adolescencia. Nos decía: «Muchachos, no se compren un auto con la primera plata; cómprense un apartamento». Los que no le hicieron caso a Griguol o a Luis no llegaron… Los dos eran cerebrales, Carlos más risueño, Luis había días que sólo emitía ruidos y tú tenías que interpretarlo”.

Dos finales de Champions muy dolorosas. Tras Lisboa, el Mono Burgos dijo algo importante al Cholo que no ha querido desvelar. Admite lo siguiente: “Las dos. Pero es el mismo efecto que cuando sales campeón, sólo que al revés: en mí no dura nada”, refiriéndose cuál de las dos finales le dolieron más.

El día a día de German es fútbol y más fútbol: “No me gusta nada que no sea fútbol… Llévame a un partido de tenis, te estás meando y no puedes salir, pasa un avión y no se juega, no puedes hablar ni fumar… Eso son todo problemas para el espectador”, un claro admirador del balón.

Un tema que ha tenido bastante revuelo entre los aficionados del Atleti, el segundo entrenador opina esto: “El oso come más ahora. Antes comía de un costado y ahora come de abajo”, bromeando.

La última pregunta fue que si le gustaría entrenador un día al Atlético de Madrid: “Invariablemente. Y, si se tiene que dar algún día, se van a dar las cosas naturalmente”, concluía German “El Mono” Burgos.

Comments

comments

Deja un comentario