Compartir
(Imagen | Twitter @Atletico1012 )

La semana pasada muchos lo dábamos todo por perdido, pero ha llegado el día y sin querer ya estás sintiendo el cosquilleo del ‘pero y si sí’’.

La noche ha sido difícil de pasar, y mientras me enfundaba en la rojiblanca esta mañana me he mirado al espejo y me he preguntado de qué lado estoy. Ahí es donde han entrado en litigio (como siempre) la razón y el corazón. La razón me invita a que no me haga ilusiones, es imposible, pero es que el corazón (un poco suicida tal vez) me late tan fuerte…

Pero ni querer es poder ni merecer es conseguir. No es suficiente, y nadie mejor que nosotros lo sabe. El fútbol ya ha demostrado que no le debe nada al Atlético de Madrid, hay que luchar contra todo y contra todos, porque es el Atleti el que se lo debe a su hinchada.

Con la derrota dolorosa (y merecida) frente al eterno rival, un tranquilo Simeone en rueda de prensa nos insistió en ‘creer en un imposible’.

Sé de sobra que el acto de fe para esta noche es enorme, pero oigan, hay que creer, yo creo, confío en el hombre que ha dirigido todo hasta aquí y en mis jugadores. Ya siento el cosquilleo de la última vez que sonará el himno de la Champions en mi estadio, en mi casa, con mi gente, y el pitido inicial que ojalá anuncie el milagro.

En esto me ha venido al recuerdo una historia sobre los valientes guerreros de la antigua Esparta, su pueblo se despedía de ellos cuando marchaban hacia la batalla gritando: “Regresad con el escudo o sobre él”.

Y yo les pido a los míos que hagan lo que hagan, pase lo que pase, terminen con el escudo o sobre él, que honren el que llevan en el pecho y esos colores, porque no hay nada más que tú, por encima de todo, Atleti. Les pido que se levanten y combatan, por nosotros, hasta la última gota de sangre.

Me acojo al himno, que luchen, que luchen derrochando coraje y corazón, que peleen como el mejor, porque va a haber 55 mil gargantas para animarles, para llevarles hacia la victoria, hacia lo imposible y el que no crea que no venga, que si hay que caer sea así, sobre el escudo.

Y celebremos juntos, pase lo que pase, con orgullo, con el escudo o sobre él, que somos diferentes y que nos llamamos Atlético de Madrid.

Comments

comments

Deja un comentario