Compartir
El meta esloveno durante un encuentro con el Atlético de Madrid. (Fuente | Atlético de Madrid)

La resaca continental pasó factura a un Atlético de Madrid cansado mental y físicamente. La extenuante temporada rojiblanca pone su punto y final, en lo que a objetivo liguero se refiere, tras empatar (1-1) ante el Real Betis en el Estadio Benito Villamarín. El único que salvó los muebles en la visita a los verdiblancos fue el arquero esloveno. Jan Oblak salvó al Atlético de Madrid gracias a sus buenos reflejos y gran colocación.

La destitución de Víctor Sánchez del Amo espoleó al conjunto bético para poner en apuros a los pupilos de Diego Pablo Simeone. Con la mirada atenta de Serra Ferrer, entrenador verdiblanco para la próxima campaña, el Real Betis demostró la intensidad e iniciativa para llevar el ritmo que en anteriores encuentros brilló por su ausencia. Durmisi y Joaquín avisaron en la primera mitad con un lanzamiento del danés al poste de la meta defendida por Oblak y un potente disparo del veterano canterano bético que atrapó en dos tiempos el portero colchonero. Mientras, el Atlético se cargó de amarillas en defensa: José María Giménez y Filipe Luis vieron la cartulina amarilla y serán bajas para el último partido del Calderón. No fue hasta el final de los primeros 45 minutos cuando el Atlético aseguró el esférico, aunque sin poner en problemas a la defensa local.

El Atlético pareció especular con el resultado del Sevilla en el Bernabéu, mientras que a los béticos no les tembló la mano para ejecutar las ocasiones de las que gozaron a lo largo de todo el encuentro. No fue hasta el segundo tiempo cuando el Real Betis aprovechó una volea espectacular de Dani Ceballos para poner por delante a los locales. El zapatazo del canterano verdiblanco levantó a la tribuna del Villamarín ante el lamento de la zaga rojiblanca. El Atlético, a remolque.

Simeone reaccionó y movió ficha: Gaitán y Torres, al verde. Los sustituidos, Filipe Luis y Kevin Gameiro. El Atlético de Madrid funcionó con defensa de tres centrales y dos carrileros al uso: Saúl por la diestra y Carrasco por la siniestra dieron mayor amplitud al equipo para poder combinar por dentro, aunque el tanto del empate llegó gracias a una jugada a balón parado. Koke colgó un balón al área verdiblanca, Saúl prolongó con su brazo, acción que el árbitro no sancionó, y Stefan Savić remató a las mallas defendidas por Adán. Las protestas béticas no se hicieron esperar ante el colegiado del encuentro que hizo caso omiso a las réplicas de los jugadores.

El encuentro se acercó a su desembocadura, pero el conjunto local siguió intentando el gol que le diera la victoria. Sin embargo, la figura de Jan Oblak entró en escena. Un disparo a bocajarro de Cejudo provocó la estirada del guardameta rojiblanco y su posterior manopla. El despeje de Lucas Hernández cayó en otro jugador bético que, de nuevo, puso a trabajar al esloveno, aunque su lanzamiento lejano fue más centrado. De esta manera, el Atlético aseguró la tercera plaza con lo justo y despedirá al Vicente Calderón sabiendo que evitará la previa de la UEFA Champions League el próximo verano.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.