Compartir

El filial rojiblanco se encumbra con el ansioso ascenso a la división de bronce del fútbol español tras una temporada excepcional en la que los pupilos de Óscar Fernández han conseguido cada reto que se han colocadoentre ‘ceja y ceja’. después del estrepitoso fracaso del curso 2015/2016 en la que tras el inesperado descenso no fueron capaces de regresar a 2ªB.

La llegada del actual técnico del filial rojiblanco ha devuelto al gran exponente de la academia rojiblanca al puesto que – como mínimo – merecían. Tras sus espectaculares resultados en su primer año como entrenador del filial rojiblanco, parece sencillo concluir que su llegada en junio, tras un espectacular curso en el Juvenil División de Honor, ha terminado resultando determinante para cumplir el gran objetivo de esta última temporada.

Igual que en su paso por el Juvenil División de Honor de honor del club, Óscar Fernández ha conseguido impregnar una madurez a sus jugadores inaudita para la baja edad media de la plantilla. Una impronta fundamental en una categoría con uno rivales ‘curtidos en mil batallas’ en la que la ausencia de oficio es sinónimo de fracaso.

Sin un estilo de juego demasiado marcado, el camaleonismo táctico de los intregrantes de la plantilla, junto a su capacidad para comprender los tempos de un choque a pesar de su temprana edad ha sido una de las señas de identidad del conjunto colchonero. Solidez, regularidad y equilibrio han sido tres de esos denominados ‘intangibles’ en los que se ha sustentado el éxito del combinado anfitrión del Cerro del Espino.

Dejando a un lado el excelente rendimiento colectivo de la plantilla, el nombre propio por excelencia de esta temporada es el de Zakarias Boulahia, alias ‘Zaka’. El delantero de origen argelino llegó al filial rojiblanco de la mano del actual técnico rojiblanco, su mentor en las categorías inferiores y gran valedor. En pocos meses se ha ganado la admiración de Simeone, dándole la oportunidad de entrenar con el primer equipo en numerosas ocasiones.

El ’pichichi’ del conjunto colchonero se ha consolidado como el gran brote verde de los atacantes de la cantera rojiblanca. Zaka ha sido capaz de marcar diferencias en el área rival, uno de los grandes problemas en el primer año del filial en 3ª División. Con 16 tantos en su haber en 29 partidos disputados, ha superado con creces los registros goleadores de sus compañeros de parcela: Roberto Núñez, Schiappacasse y Christian – con mayor cartel, ‘a priori’ -.

Custodiando al atacante estrella de origen africano han emergido otros grandes jugadores con gran proyección de cara a una presencia futura en el primer equipo. Keidi se ha ganado el derecho en ser el primer nombrado; el centrocampista ha demostrado un dinamismo y versatilidad fundamental para el resto de sus compañeros. Su presencia hace mejores a sus compañeros, y muchos le comparan con Koke, por su forma de desenvolverse en el césped. Keidi ha llamado la atención de Diego Pablo Simeone, siendo convocado en puntuales ocasiones.

En una situación algo diferente se ha encontrado durante todo el curso Christian. El delantero valenciano aterrizó el pasado verano en el conjunto rojiblanco con el objetivo de aportar madurez y goles a un conjunto que adolecía seriamente de ello. Aunque en el apartado goleador, Zaka le ha eclipsado, el atacante de 27 años ha cumplido con creces su rol, apareciendo en los momentos claves de la temporada. El ‘playoff’ ha sido el claro ejemplo de esta situación, en el que fue capaz de liderar al equipo cuando a los más inexpertos les ‘temblaban las piernas’.

La eliminatoria de ascenso a Segunda B fue el momento culmen de la temporada, no solo para Christian, sino para una plantilla que desde enero esperaba ese momento. Los dos partidos fueron una muestra más todas las virtudes de la plantilla mostrada durante el curso. La solidez inusitada de la plantilla les permitió cerrar la eliminatoria con un contundente 3-0 (0-1 y 2-0) sin dar ninguna opción a la Gimnástica Torrelavega.

Tras este éxito el conjunto liderado por Óscar Fernández se enfrenta al récord de mantener el nivel mostrado durante todo el curso en la división de bronce del fútbol español. Junto a este objetivo de cara a la clasificación, también tendrá que lidiar con la incursión en el filial de otra generación juvenil dorada del conjunto rojiblanco, actual subcampeón de la Copa del Rey juvenil.

Por último, tendrá que lidiar con la sanción del TAS, por lo que no podrá incorporar prometedores jugadores de otras canteras del fútbol español. Cabe recordar que uno de los mayores problemas de la situación del filial rojiblanco residía en el poco atractivo que suponía jugar en 3ª División. Cuando al fin se ha solventado esta circunstancia, el club no podrá incorporar a nuevos chicos a las órdenes de Óscar Fernández.

Comments

comments

Deja un comentario