Compartir

Sin duda alguna este es uno de los veranos más complicados para el Atlético de Madrid y, en especial, para Diego Pablo Simeone. Una temporada que debía ser ilusionante con la inauguración del nuevo estadio no ha hecho más que torcerse desde la sanción del TAS, medida que castigaba  sin inscribir jugadores hasta el día 1 de enero de 2018.

En el momento en el que el organismo de la FIFA confirmaba al club rojiblanco que le mantenía la sanción, la entidad de la capital de España lanzaba varios tweets en referencia a la decisión tomada y, me gustaría rescatar el siguiente:

 “@Atleti: Desde hoy trabajaremos para cerrar cuanto antes las operaciones en marcha e inscribir a los jugadores el 1 de enero”.

Un tweet que se emitía desde el perfil oficial del club con el objetivo de “tranquilizar” a la afición tras un varapalo tan duro.

El día 15 de junio se iniciaba el cobro de los nuevos abonos de la temporada 2017/2018. 14 días después de la noticia del TAS. El Atlético no había cerrado ninguna operación y los aficionados estaban expectantes.

Lo curioso es que ha sido realizar el cobro de los abonos y todos esos fichajes que el Atlético decía empezar a encarrilar, se han desvanecido y se han tapado con las renovaciones de jugadores de la plantilla. No cambio por ningún otro jugador que pueda llegar la continuidad de Koke o Saúl, pero lo que si me gustaría es que cambiásemos esta concepción que tenemos del Atlético de Madrid.

Hace tiempo que nos lo han robado. Ha sido un robo premeditado y con la intención clara de llenarse los bolsillos a costa de los logros conseguidos por una plantilla y cuerpo técnico que muy lejos están de lo que se les ofrece. Nos hartamos a decir que somos la mejor afición del mundo y sí, en el estadio no hay quien nos gane, pero fuera, donde también se habla de nosotros, se ríen en nuestra cara. Somos testigos del mayor atraco a la historia de este club y nos quedamos de brazos cruzados. Ponemos varios tweets y nos vamos a la cama con la conciencia tranquila.

Se han vendido a un empresario chino que ha hecho con lo que te representaba lo que le ha dado la gana. Desde el escudo hasta el nombre de un campo que ensucia el apelativo Metropolitano con el de una multinacional.

Si no lo haces por tí, hazlo por los que te enseñaron que este era el mejor de los caminos. Si no lo haces por tí, hazlo por quien llegó cuando estábamos hundidos y nos llevó a acariciar el cielo en dos ocasiones y ahora ve como no le dan lo que quiere cuando él nos ha dado todo lo que necesitábamos. Lucha por lo que amas. Una familia se está llenando los bolsillos a costa de tus ilusiones, ¿es eso lo que quieres?

Cada partido se les canta a los jugadores que estamos orgullosos de ellos, y yo te pregunto, ¿estarán ellos orgullosos de tí?

Comments

comments

Deja un comentario