Compartir
Imagen: sevillafc.es

La adquisición del extremo canario por parte del club colchonero se ha convertido en un culebrón acaparador de portadas en los grandes medios deportivos. Esta suma de despropósitos ha propiciado que el análisis de su posible aportación en el esquema del Cholo haya quedado en un segundo e inexistente plano, siempre priorizándose el morbo entre hispalenses, rojiblancos y canarios. Con la vuelta a la calma en el ‘Caso Vitolo’, desde LaGradona queremos abarcar este fichaje desde lo meramente deportivo, intentando desgranar su futura contribución a un conjunto ya hecho, pero con la necesidad de subir un último peldaño para asentarse en la élite europea y nacional.

En primer lugar, la euforia no debe hacer caer en el olvido uno de las circunstancias con mayor transcendencia en esta operación: el primer entrenamiento de Vitolo con la plantilla y cuerpo técnico rojiblanco se producirá ya en 2018. Uno de los escasos ‘peros’ que siempre se le atribuyen al cuerpo técnico rojiblanco es su tardanza a la hora de incluir a las nuevas incorporaciones a su dinámica. Siendo problema del entrenador y su equipo o de los propios jugadores, esto es un hecho, y quizá sea demasiado esperanzador pensar que vamos a contar con el mejor Vitolo cuando el equipo se esté jugando las habichuelas en los últimos meses de competición.

La incorporación ‘forzada’ del canario en los onces del entrenador argentino podría ser un síntoma del abandono del ‘partido a partido’

A partir de enero, ya con los objetivos claros, ‘el partido a partido’ pasa a ser ‘final a final’. En esta situación, ¿qué tendría qué hacer Simeone? ¿Apostar por un jugador que, a priori, aportará menos que otros, ya en plena sintonía con Simeone y el resto de sus compañeros? Desde luego, Simeone encontrará en esta situación uno de los grandes conflictos de esta operación. La incorporación ‘forzada’ del canario en los onces del entrenador argentino podría ser un síntoma del abandono del ‘partido a partido’, el gran sello de este ciclo ganador rojiblanco.

Otra de las grandes dudas que suscita esta operación es su paso por Las Palmas. Aunque las dos claves de esta operación son la gran relación entre ambos clubes u la motivación del propio jugador por vestirse de ‘pío-pío’, en el plano deportivo cuenta encontrar ventajas a este movimiento. Históricamente, el conjunto de Las Palmas apuesta por la posesión como principal baza para llevarse sus choques. Quique Setién ha resultado ser el paradigma de este modelo. El exentrenador del filial canario y ya actual capo del banquillo amarillo, Manuel Márquez Roca, continuará la senda abierta por el entrenador cántabro.

Tras un curso completo con Sampaoli como entrenador y media temporada en el conjunto de las islas, Victor Machín se pondrá a las órdenes de un entrenador con unas ideas situadas en las antípodas de las esbozadas por Sampaoli o Manuel Márquez.

Los ataques lentos y sosegados de Sampaoli y de la cultura ‘pío-pío’ chocan conceptualmente con el vértigo que busca el cuerpo técnico rojiblanco en cada ataque

En la afición rojiblanca, empiezan a surgir voces disonantes con esta operación, las que piensan que la llegada a un club con unos conceptos más similares a los de Simeone facilitaría su futura adaptación al Atlético en enero. Los ataques lentos y sosegados de Sampaoli y de la cultura ‘pío-pío’ chocan conceptualmente con el vértigo que busca el cuerpo técnico rojiblanco en cada ataque. Mientras que para unos la posesión lo es ‘todo’; para Simeone y los suyos es un mero número, demostrando en multitud de ocasiones que se manejan mejor sin ella.

Continuando con el análisis, aún queda por descifrar su cabida en el esquema rojiblanco. A priori, un jugador que ha costado 37 millones no viene simplemente a ser titular, sino a ocupar un rol importante en la plantilla. Dando por sentado que el 4-4-2 de Diego Pablo Simeone es inamovible, actualmente cuesta ver un hueco para el extremo canario. Teniendo en cuenta que Carrasco, Koke y Saúl se antojan insustituibles para el técnico argentino, la única opción para que el internacional español disputara minutos con asiduidad en el cuadro colchonero pasaría por formar un doble pivote Koke-Saúl, dejándoles las bandas a Carrasco y al propio canario.

El gran inconveniente de esta opción reside en que alejando tanto del área ambos canteranos se pierde gran parte de su potencial. En repetidas ocasiones Simeone ha podido constatar que Koke rinde mejor de interior que de pivote. Por su parte, Saúl ha demostrado en el pasado Europeo Sub 21 que liberado para llegar al área puede ser un jugador de élite mundial. Parece demasiado sacrificio para un recién llegado a un club en el que ha quedado constatado en multitud de ocasiones que tu nombre o precio no te otorga un lugar de privilegio.

Si se confirman los 37 millones de su traspaso, solo tendría por delante a Falcao (45 millones) como fichaje más caro de la entidad rojiblanca

Otro de los datos chirriantes de la operación se encuentra en su coste. La operación de Vitolo ha roto con la política de fichajes rojiblancos hasta la fecha. Si se confirman los 37 millones de su traspaso (los mismos que Jackson Martínez), solo tendría por delante a Falcao (45 millones) como fichaje más caro de la entidad rojiblanca. Los recientes éxitos rojiblancos han ido de la mano de incorporaciones con un coste no demasiado alto por futuras promesas como Carrasco (17M), o apuestas algo más ambiciosas por jugadores que podrían alcanzar la élite mundial como Griezmann (30M) o Falcao (45M).

En el caso del canario, nos encontramos a un jugador de rendimiento inmediato, pero que desembarcará al club colchonero con 28 años. A diferencia de otras adquisiciones que manejaban unas cifras similares, Vitolo no parece tener un talento especial que le pueda situar en un futuro no muy lejano entre los mejores del continente como en el caso de Agüero, Falcao o Griezmann.

En el apartado financiero, también resulta sorpresiva la cantidad que va a percibir por cada temporada en el club. El extremo se embolsará seis millones por cada una de las cinco temporadas firmadas. A pesar de acabar de aterrizar en el club, se situaría en el segundo escalón de la plantilla, a la par de Koke y únicamente por detrás de Griezmann. Aunque este desequilibrio salarial se podría comprender si atendemos a que fue la gran arma negociadora de la entidad rojiblanca para arrebatárselo al cuadro sevillista.

Otra de las circunstancias que pueden llegar a aterrar al entrenador, es la similitud de la operación con el fichaje de Gaitán. Ambos eran las estrellas en un club algo menor y obsesiones de Simeone. Para más inri, tanto argentino como español parte desde la misma posición desde el cespéd. Aunque todo esto podría quedarse en una mera coincidencia ya que en principio la predisposición de ambos es totalmente diferente. Mientras que Vitolo es un jugador caracterizado por su sacrificio, parece que Gaitán aún no se ha quitado el traje de ‘estrella’ con el que aterrizó desde el Benfica

Es vox populi que el gran valedor de su llegada es Diego Pablo Simeone. A priori el extremo palmense encaja a la perfección con el sacrificio que demanda el técnico argentino a cada miembro de su plantilla. El Cholo es consciente de que Vitolo se dejará el alma en cada minuto sobre el césped, por lo que su adaptación en ese aspecto se antoja sencilla a diferencia de otras decepciones como Jackson Martínez o Cerci. En esta circunstancia se encuentra el gran clavo ardiendo de esta operación. Victor Machín podría ser diferente, entender a la perfección desde el primer día el mensaje del entrenador y rendir desde el minuto 1.

Comments

comments

Deja un comentario