Compartir
Imagen: atleticodemadrid.com

Un panorama desalentador. En esta situación se encuentra la parroquia rojiblanca tras el inexplicable empate del pasado martes en el Wanda Metropolitano. Bajando las escaleras camino a la Avenida Luis Aragonés, las cuentas no tenían cabida en el sentir del aficionado colchonero. Ganar a la Roma en el próximo choque europeo se antojaba una utopía contemplando el esperpéntico espectáculo vislumbrado minutos antes en la cita frente al Qarabag.

Con la mente fría y el corazón a unas revoluciones habituales, la opción de la carambola empezaba a sopesarse, siempre con uno de los leitmotiv cholistas en mente: Nunca dejes de creer. Desgraciadamente en esta ocasión no bastaba con creer en los once jugadores que pisarán el césped durante los dos próximos choques europeos, se necesitaba creer en un tropezón de terceros; y, sobre todo; en la diosa fortuna.

la clasificación pasa por un traspiés del Chelsea o de la Roma en su duelo frente el ‘humilde’ Qarabag.

Matemáticamente, las cuentas no son tan complejas como en otras ocasiones. Siempre con la premisa de sumar los seis puntos de los dos próximos envites, la clasificación pasa por un traspiés del Chelsea o de la Roma en su duelo frente el ‘humilde’ Qarabag. Encomendándonos a una carambola sin parangón, para ocupar el puesto del líder, el conjunto azerbaiyano debería sumar en sus dos partidos restante, siempre manteniendo la premisa por la que Simeone y sus hombres necesitan contar todos sus encuentros por victorias.

Cambiando la premisa, la única opción que hayamos para clasificarnos sin conseguir el triunfo en el resto de encuentros de la fase de grupos se encuentra en una debacle londinense. Si el combinado dirigido por Antonio Conte cayese en tierras azerbaiyanas, se podría contemplar un empate ante la Roma en nuestro encuentro más inmediato, y aun así conseguir el pase a la próxima fase de la mejor competición de clubes del mundo. Para que esta cábala se cerrase, se debería superar en Londres el marcador que cosecharon los blues en el Wanda Metropolitano (1-2).

¿Hay razones para creer? Sinceramente, la opción que se antoja más plausible para el desenlace del Grupo 3 es un Atletico de Madrid fuero de los puestos que permiten continuar en la competición. El único clavo ardiendo al que se puede agarrar Simeone se encuentra en el Qarabag-Chelsea (parece muy complicado un ponchazo romano en la última jornada en el Olímpico de Roma).

El cuadro inglés no se encuentra en su mejor momento: un solo punto en su doble choque ante la Roma y escasa contundencia en el campeonato doméstico. Para lo mejor y lo peor, londinenses y rojiblancos comparten muchas similitudes, con una mentalidad un tanto conservadora, se le puede atragantar el peso de llevar la iniciativa en el Azersun Arena.

Comments

comments

Deja un comentario