Compartir
(Fuente | Atlético de Madrid)

Simeone da luz verde a la venta de Yannick Carrasco en el mercado invernal, si llega una oferta que sea buena para ambas partes.

Todo hacía indicar que sería el croata Sime Vrsaljko el elegido para abandonar el conjunto rojiblanco en enero junto a Nico Gaitán y Luciano Vietto. Sin embargo, Simeone le ha bajado el pulgar al atacante Yannick Carrasco y es que razones para hacerlo hay muchas. La última, la desidia mostrada por el belga en Bakú cuando el equipo necesitaba ganar y se marchó andando al ser sustituido.

La última titularidad del belga en Liga data del duelo ante el Barcelona, precisamente, antes de viajar a Azerbaiyán. Desde entonces, Carrasco estuvo lesionado y se perdió cinco encuentros hasta ser suplente en el derbi. El último partido completo que ha jugado fue por dieciseisavos de Copa ante el Elche.

El pasado verano, el Bayern se interesó por los servicios de Carrasco y llegó a ofrecer cincuenta millones de euros según L’Equipe. Los bávaros no estaban dispuestos a pagar la cláusula que, desde octubre del año pasado, alcanza los cien millones de euros.

En lo futbolístico el Atlético perdería, en caso de consumarse la venta, un revulsivo en el banquillo, un jugador desequilibrante que, a decir verdad, hace tiempo ni siquiera es relevante en el equipo.

Además de ser más conocido por sus rabietas por no jugar partidos completos (Mendizorroza, Bakú…), acapara demasiado balón y pocas veces toma decisiones correctas.

Esta temporada debía haber sido la mejor del futbolista belga, con el Mundial a la vuelta de la esquina y buscando afianzar su hueco en el once de Roberto Martínez, Carrasco ha perdido su lugar en el once, y casi en el equipo, de Diego Pablo Simeone.

Comments

comments

Deja un comentario