Compartir

No habían pasado 50 segundos de partido y el Atlético de Madrid había sentenciado ya el choque a su favor. Una vez más en la temporada, y ya se pierde la cuenta, los rojiblancos se llevan su particular Batalla de Zela, y al más puro estilo Julio César, vinieron, vieron y vencieron.

Sin duda, lo mejor del encuentro se aglutinó en ese primer minuto de partido. Tanto el gol, el octavo en liga para Antoine Griezmann, como la posterior celebración, con dedicatoria emotiva para Nacho Barberá, el Cholito de Alzira que nos dejaba esta semana con apenas 14 años.

A partir de entonces, la nada. Otra vez. El Málaga demostró un día más por qué es colista de este campeonato, que durante 44 minutos insulsos del Atleti no llevó ni miedo a la portería de Oblak, y lo más noticioso que hubo fue la renovación automática de Gabi al cumplirse el minuto 30.

En el segundo tiempo, el aburrimiento. Por resultados no se puede replicar nada, pero sobre el tapete, el Atleti juega mal. Muy muy mal. El centro del campo colchonero sigue muy falto de creación, por no decir que no da dos pases seguidos. Las entradas de Correa y Thomas dieron cierto aire fresco al equipo, pero se siguió manteniendo indolente. Delante, el rival tuvo un par de acciones que hicieron trabajar al meta esloveno, pero nunca llevaron verdadero peligro.

Los minutos finales volvieron a ser rojiblancos. Un clinic sobre cómo mantener la posesión sin que el rival se asome a tu área. Tuvo contras suficientes para haber cerrado el partido, pero ni Torres ni Correa anduvieron finos ni siquiera para llegar a definir ante Roberto.

El susto del encuentro lo dio el jugador local Lacen, quien quedó inconsciente tras un golpe con el propio Torres. El ex del Getafe dejó el terreno de juego pero todo quedó en lo que decimos, un susto. Finalmente, ganó de nuevo el equipo de Simeone, que regresaba de nuevo al estadio donde comenzó su andadura en el banquillo atlético.

Ahora el Atleti se coloca a 6 puntos del líder, un Barcelona que se las verá mañana precisamente contra el club azulón del sur de Madrid. Próxima parada: Europa League, una competición que no disputa desde 2013. En Dinamarca espera el Copenhague, primer escollo en el camino continental.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.