Compartir
Antoine Griezmann celebra uno de los tantos conseguidos ante el CD Leganés. (Fuente | Atlético de Madrid)

Antoine Griezmann se equivocó. Lo sabemos todos y ahora también sabemos que él lo sabe. Algo ha cambiado estas últimas semanas, porque el francés está a un ritmo que no se recordaba desde la segunda parte de la temporada 15/16. Quizá hasta mejor. Y Simeone tiene mucho o todo que ver en esta nueva metamorfosis del “pollito” en el rey del corral.

Y mucho han cambiado también sus palabras. Y mucho han cambiado también las perspectivas del Atleti y de aquellos clubes que andaban (y andan) detrás del ‘7’.

FOTO: Atlético de Madrid

Donde dije “6 sobre 10 a que me marcho” ahora digo que “mucho me queda por aprender de Simeone”. Donde dije “me quedo por la sanción pero ya veremos el año que viene”, ahora digo que “mi hija acaba de empezar el cole”. Donde antes había desidia sobre el campo, ahora hay un rayo vestido de rojo y blanco que ha marcado 7 goles en poco más que lo que dura un fin de semana. Donde antes, y no mucho antes, había un tipo encarado a una grada y una grada dividida entre el silbido y el aplauso, ahora hay un tipo que sale ovacionado y devuelve el cariño recibido. Donde antes había un Atleti que se iba al carajo en Champions y a tropecientos puntos de la cabeza de la liga, ahora hay un candidato a hacer doblete.

Y todo radica en el mismo punto: Simeone. Sus palabras sobre el cuidado del francés, y que desde el punto de mira del aficionado colchonero hay que hacer lo imposible por retener al galo, han hecho un clic de reseteo en todo el Atleti. En el jugador y en el Metropolitano. Y aviso a los de arriba: hagan lo imposible para que este tipo no deje el barco.

Esto no va de sentimientos a la camiseta ni de amor a los colores. Para eso hay otros jugadores, como Fernando Torres, al que se le ha atizado sin venir a cuento por querer iluminar la figura de Griezmann.

(Fuente | Atlético de Madrid)

Y es que ambos son muy compatibles en un club profesional. Está el que quiere la camiseta, como Fernando, y está el que quiere la pasta y los títulos, como Antoine. Al primero no hay que convencerle de nada, pues sabe que su casa es ésta y se le va a amar eternamente. El segundo duda; a ese sí hace falta convencerlo. Y hay que convencerlo por un motivo muy claro: es la piedra angular del proyecto de Diego Pablo Simeone. Es su creación, su obra magna, y no la quiere soltar por, lo que valen a día de hoy, cien cochinos millones de euros. Se han pagado 80 por Virgil van Dijk, no jodamos, con perdón (y con respeto por el holandés).

Y hay que convencerle con lo que él pide: dinero y trofeos. Si hay algo que frecuenta entre el oscurantismo y la prestidigitación en el Atlético de Madrid, es el dinero y sus destinos. Pero sabiendo que el club acaba de hacer limpia en la plantilla, y por ende, caja, no hay que ser un lince para saber que de ahí no van a salir fichajes con lustre este verano.

(Fuente | EFE)

Y qué mejor manera de reinvertir que echando el resto por Griezmann. Un tío que, sin calentarnos la boca, puede ser el mejor jugador del mundo en un futuro. Y lo tienes tú. Y con la cabeza en su sitio, puede serlo sin salir del Atlético. Y adora a tu entrenador, ese que no se irá hasta que termine su proyecto de asentar al Atleti en la mesa de los gigantes europeos. Si el problema es la pasta, pónganla sobre la mesa y hagan caso al creador Cholo.

Estas semanas estamos viendo las trazas de un equipo campeón. Un equipo que tiene mimbres de destronar al de hace 4 años como el mejor de la historia rojiblanca. Un equipo cuyo entrenador quiere volver a reventar una liga que hace dos meses ya tenía lazo blaugrana, y que no va a andarse con medias tintas con la Europa League porque es el disparadero de un sprint al 1 de junio de 2019. Entre ceja y ceja tiene esa fecha el argentino. ¿Saben por qué? Porque ese día hay una final de Champions en el Estadio Metropolitano, y Simeone quiere estar por lo civil o por lo criminal allí, con su proyecto encabezado por su obra maestra. Paguen al mercenario Griezmann lo que pida, no nos arrepentiremos.

Comments

comments

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.