Compartir
Las jugadoras rojiblancas celebran uno de los tantos en un partido en Majadahonda. (Fuente | La Gradona - Alberto Hernández)

La Ciudad Deportiva Joan Gamper fue testigo del partido decisivo por el devenir de la Liga Iberdrola. Ambiente de partido grande, uno de los grandes clásicos del fútbol femenino, se cuidó al detalle: horario especial en lo que llevamos de temporada y aforo casi completo. A pesar de ello, las chicas de Ángel Villacampa contaron con el apoyo de la afición rojiblanca que se desplazó hasta Sant Joan Despí.

La baja sensible de Ludmila condicionó el plan habitual del Atlético, que saltó al verde de Barcelona con el doble pivote formado por Silvia Meseguer y Aurelie Kaci. La mediocampista gala se convirtió en la perfecta socia para las acciones ofensivas rojiblancas. Kaci tiró de galones y demostró ser el completo ideal para Meseguer, que jugó con mayor libertad y pudo delegar en defensa con la ayuda de la jugadora francesa.

Y es que el Atlético contuvo a las mil maravillas los arreones de las locales. A falta de juego, el plan de las rojiblancas pasó por defender muy juntas y salir en tromba hacia la portería de Sandra Paños. Y así fue. Balón en largo para Sonia Bermúdez, amago de la vallecana a Marta Torrejón y vaselina para castigar la mala salida de la portera azulgrana.

El Atlético cumplió el objetivo: ser eficaz y no cometer errores para mantener en jaque al conjunto culé. El golpe anímico para las jugadoras del Barcelona secó de manera rotunda las intentonas en ataque. El Atlético jugó plácidamente el segundo tramo del primer tiempo, controlando el ritmo del encuentro y robando rápidamente en campo propio.

Pero el plan se torció. El conjunto azulgrana saltó al césped con mayor ritmo, siendo más incisivas en la presión y borrando del campo el doble pivote Kaci-Meseguer. Sin embargo, el tanto del empate llegó en una jugada aislada: Kenti Robles resbaló en el interior del área y la colegiada señaló el punto de penalti al interpretar que la mexicana dio con el brazo. Andressa Alves ejecutó la pena máxima y colocó el empate, aunque Lola Gallardo a punto estuvo de despejar el fuerte lanzamiento.

El mazazo psicológico para las jugadoras rojiblancas fue total. El Barcelona apretó y aumentó la presión sobre la zaga atlética, pero se mantuvo firme la línea defensiva ante el amplio poderío azulgrana. La nota negativa la puso Kenti. La mexicana abandonó el césped con molestias y dejó su lugar a Jucinara. El planteamiento de Ángel Villacampa mutó a lo largo de toda la segunda mitad según se sucedieron las sustituciones.

En el último tramo del encuentro el Atlético se mostró más fresco, con más ideas en ataque, aunque no tuvo fortuna en el momento de la definición. Sonia Bermúdez, que vive un momento de forma excepcional, sorprendió a Sandra Paños con un tiro bombeado que finalmente impactó en el poste. El segundo tanto del Atlético se quedó a centímetros de subir al marcador en los instantes finales del encuentro.

A pesar del empate, la noticia positiva fue el regreso a los terrenos de juego de Andrea Falcón. La canaria volvía a ponerse la casaca rojiblanca tras once meses en el dique seco debido a una lesión que se prolongó más de lo esperado. Así, con empate ante el Barcelona y manteniendo la ventaja de un punto con las azulgranas, el Atlético depende de sí mismo para proclamarse campeón de la Liga Iberdrola. Ahora, cada encuentro se presenta como una final. La próxima, el próximo sábado 17 de marzo a las 18.15 h en el Metropolitano.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.