Compartir
Fernando Torres en el Vicente Calderón durante la pasada temporada. (Fuente | Twitter: @Torres)

Lo que era un secreto a voces ya es una realidad. Hace apenas unas horas Fernando Torres hacía oficial que su etapa en el club de su vida, el Atlético de Madrid, llega a su fin. Una salida dolorosa para muchos y celebrada por algunos de su propia afición. Para todos aquellos que sienten una devoción por el fuenlabreño, estas últimas fechas serán como cualquier producción del director Alfred Hitchcock. 

De Fernando Torres siempre se puede esperar que demuestre su amor incondicional al Atlético de Madrid, los valores que este transmite y la familia que representa.

El estandarte en horas bajas

En unos años turbios y dubitativos llegó la mayor esperanza en los peores momentos de la entidad del Manzanares. Un equipo que se encontraba en el tan conocido infierno. Salido de la cantera y a su espalda más de un centenar de goles en las categorías inferiores, Fernando debutaba con el primer equipo ante el Leganés en el Vicente Calderón un 27 de Mayo de 2001. Por aquel entonces en el banquillo rojiblanco estaba Carlos García Cantarero quien se vio obligado a hacer debutar a ‘El Niño’ ante el clamor del graderío.

Siete días después de su debut como profesional, devolvió la ilusión a la afición atlética con un gol ante el Albacete que le daba opciones de volver a la Primera División española.

Los siguientes años serían de progresión, de hacerse grande, aumentar sus números y adquirir un liderazgo sin demasiado premio. Todo esto a una corta edad en un equipo con demasiada historia en España.

Fernando Torres festeja un tanto con el Liverpool. (Fuente | Twitter: Liverpool FC)

El boom de Fernando Torres fue increíble. Sin embargo, en 2007 decide abandonar su club por razones deportivas dirección Liverpool. Cuando se marchó a los reds la tristeza era abismal, uno no podía entender como se marchó dejando a un Atleti totalmente a la deriva. Años después ese mismo sentimiento cambiaba al entender sus motivos.

Más allá están aquellas tardes y noches gloriosas con el resto de sus clubes, maravillando por tierras británicas y sobre todo, llevando por bandera los colores y valores del equipo que le vió nacer y convertirse en una estrella internacional.

Apenas unos meses atrás, la noche tras un choque fortuito con Bergantiños fue desalentadora, de auténtica pesadilla, era inevitable conciliar el sueño, saber que era de total importancia conocer alguna noticia positiva sobre su estado. Ese momento, de lo más doloroso que un torrista puede vivir, deja paso a una conclusión: idolatrar a un profesional y sobre todo una persona como ‘El Niño’ es de las mejores cosas que uno puede sentir.

También, es imposible no recordar su etapa en la selección con aquel gol a Alemania. Una sutil vaselina ante la salida de Lehmann, la mirada atónita de Lahm y ese gol que todos cantamos. Un día más nos volviste a hacer felices a aquellos jóvenes y atléticos que te seguían muy de cerca.

Aquel día en Sudáfrica verle feliz levantando la Copa del Mundo con el resto de sus compañeros. En la vuelta a España, durante toda la celebración con su bufanda del Atlético de Madrid. Esos pequeños detalles que marcan la diferencia. Y en la Euro de Polonia y Ucrania volviste a hacerlo.

Sin embargo, tras confirmar su salida del club vuelven aquellos síntomas de negación, de saber que no puede pasar, que no se puede ir, que no se puede contemplar otro Atleti sin él, que no tendremos otra oportunidad de verle defender la camiseta y los valores del club sobre el césped. Eso duele, y mucho.

Fernando Torres besa el escudo en el día de su regreso al Atlético. (Fuente | Atlético de Madrid)

Bendita tu vuelta a casa en aquel invierno de 2014 y benditos dos goles silenciando el Bernabéu. Para posteriormente hacerlo en el Camp Nou, Mestalla, Madrigal… Si me parase a escribir lo que me produjo esa ansiada llegada a tu equipo de toda la vida, no habría manera de acabar este texto.

Todos estos años has demostrado un sacrificio y un esfuerzo enorme para devolver el cariño a aquellos que lo han dado todo por ti. Fuiste la gran esperanza cuando faltaban huevos, la ausencia de jugadores que nos representasen, ilusionarnos con goles, con fotos, autógrafos… Siempre tan atento como la primera vez. Seguirás siendo referente de aquellos jóvenes del 2000 en adelante. Tu historia no llega a su fin.

Ojalá mas jugadores como tú. No los quiero forasteros, los quiero de mi casa, que sepan que el Atleti es SENTIMIENTO, esos que hayan mamado la identidad atlética desde pequeño como tú lo has hecho. Es todo un privilegio poder oírte hablar de lo que es para ti este equipo: el alentar, el no dejar de creer, el estar en las buenas y en las malas, el hacer realidad tus sueños…

Fernando Torres celebra uno de sus tantos frente al Leganés durante la pasada temporada. (Fuente | Atlético de Madrid)

Ha sido criticado por un sector de la grada, su falta de gol, su desacierto en pases o jugadas individuales pero no debe pasar desapercibido su desempeño en el Atleti. Nadie ha sido tan ambicioso y ha querido conseguirlo todo como él. Y recuerden más vale malo conocido que lo bueno por conocer. 

Ahora en mente está servirle la mejor despedida ganando un trofeo como siempre ha querido. Su adiós en el último partido  será tan doloroso como lo fue decir adiós al Vicente Calderón.

Por último queda por agradecer a aquellas personas que han sido claves para que Torres sea y siga siendo quien es. Comenzando por Manuel Briñas, bendita la suerte que en aquella época usted fuera el alma máter de la cantera, pasando por Carlos García Cantarero quien lo hizo debutar, y el resto de entrenadores. Sin olvidarse de la leyenda máxima y quien eligió como su relevo a Torres, Don Luis Aragonés. Sabio, te estaremos eternamente agradecidos de haberle acogido y dado lecciones. Sus padres, hermanos Israel y Maria Paz, el resto de la familia Torres Sanz, con especial mención para aquel abuelo que le metió de lleno en el espíritu colchonero. Al igual que a su mujer Olalla, sus hijos Nora, Elsa y Leo, a sus amigos de toda la vida…

Gracias por ser del Atlético de Madrid. Gracias por haber hecho que muchos estemos orgullosos de serlo.

Fernando, eres leyenda. 

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.