Compartir
FOTO: Atlético de Madrid

Ángel Correa fue expulsado en el día de ayer durante el final del encuentro entre el Alavés y el Atlético de Madrid por una de las acciones más tontas que pueden ocurrir, no colocarse bien en la barrera donde indicaba el árbitro le costó la segunda amarilla.

En el minuto 93 el Alavés iba a sacar una falta directa y Ángel Correa era el único hombre en la barrera, Fernández Borbalan le indico con la mano donde debía colocarse en la barrera, en ese momento le sacó la primera amarilla por no hacer caso a sus indicaciones, pero la cosa no terminó así.

Ángel insistió en no colocarse donde indicaba el árbitro, una falta de comunicación entre ambos ya que, Fernández Borbalán no se acercó a indicarle concretamente donde quería y el argentino no puso de su parte para hacer caso y en ese momento vio la segunda amarilla para acabar expulsado.

En el acta del partido se refleja que ambas amarillas son por hacer caso omiso a sus indicaciones, pero hay que tener en cuenta una cosa, el árbitro no pintó con el spray la línea donde se tenía que colocar el jugador, ¿por qué? Tan sencillo como pintar la línea para que Correa se colocara bien.

Una expulsión tonta donde las haya, pero es irónico como por esa tontería se expulsa a un jugador mientras Wakaso pudo cometer dos penaltis, golpear en un salto con el codo a Gabi, parar una contra con falta y solo ver una amarilla.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.