Compartir
(Fuente | Atlético de Madrid)

Me atrevo a decir que habrá millones de aficionados del Atletico de Madrid, que, en el día de ayer, y la semana pasada cuando jugamos en Londres, tenían el corazón en un puño. No es para menos, tu equipo no se juega el pase a una final europea todos los días del año.

El inicio de temporada siempre es emocionante para un aficionado del fútbol, todos los contadores están a cero y sueñas con muchas cosas, por muy disparatadas que sean. Poco a poco van pasando los partidos y en el caso del Atleti ves que no es tan fuerte como se esperaba y deseando que llegara enero para que Diego Costa y Vitolo comenzaran a jugar con el equipo.

Caer eliminado de la Champions League no es fácil y menos para un equipo que en los últimos cinco años ha llegado a dos finales, pero el tiempo nos ha puesto en una situación en la que ahora no nos preocupa haber quedado eliminados de la Champions.

Cuando se supo que íbamos jugar los dieciseisavos de final de la Europa League, se me vinieron recuerdos de 2010, 2012, años que fueron penosos en Champions y que luego… salimos ganadores de la Europa League. Recuerdo el primero año con más nostalgia porque fue mi primer título como aficionado rojiblanco, tan solo tengo 21 años.

Otro de los culpables de todo esto, no pudo estar en el banquillo, pero festejó como uno más de nosotros (Foto | Atlético de Madrid).

Primero fue el Copenhague, una eliminatoria bonita que, en la ida ya se quedó casi sentenciada, luego el Lokomotiv de Moscú, que fue más un paseo que otra cosa con un resultado global de ocho a uno. En cuartos se complicó un poco la cosa ante el Sporting, pero tampoco sufrimos el riesgo de quedarnos fuera.

El Arsenal, un equipo que también debería estar en Champions, como el Atleti, nos hizo sufrir de lo lindo. Los horarios de estos partidos son malos para muchos, partidos entre semana, que para muchos pueden acabar tarde por eso de madrugar al día siguiente, algunos se perderían un parte, algunos minutos o el partido entero.

Es la única eliminatoria del Atlético en esta Europa League que no he podido ver, ningún partido. Trabajo en la hostelería, los horarios no suelen ser muy buenos para este tipo de casos, pero también estas ahí, con la mente en el partido.

Recuerdo cuando jugamos en Londrés, ese día nos informábamos de la gente que pasaba por allí y se le preguntaba, una compañera me llegó a decir que íbamos perdiendo dos a cero, ella también del Atleti, no tendría sentido que me estuviera diciendo algo falso, entonces la creí, a lo mejor su fuente era la errónea.

En ese momento pensé que estaba todo perdido, pero seguía sufriendo y confiando en que todavía era pronto y que también quedaba la vuelta. Cuando salí de trabajar me informaron que el resultado final fue de empate a uno, imagínense, en mi cabeza habíamos pasado de estar casi fuera a estar dentro en ese momento por el gol fuera de casa.

En el día de ayer fue algo más difícil, compañeros madridistas y ya saben… los típicos comentarios que mejor no voy a entrar en detalles. Desde las 21:05 empecé a notar algo especial, mi mente estaba más en que haría el Atleti que en hacer mi trabajo, no es fácil. En esta ocasión nadie me fue informando del resultado, pero al salir vi en mensaje de un compañero de esta redacción por un grupo que tenemos en WhatsApp que era evidente nuestro pase a la final, pero yo fui a la aplicación que tendremos muchos “Resultados de fútbol” para asegurarme que evidentemente, el Atleti viaja a Lyon.

A muchos nos gustaría haber viajado a Kiev, es cierto, pero sabemos que las finales de Champions no se nos dan bien y menos contra nuestro máximo rival, por lo que podemos estar muy contentos con este premio, ahora solo falta ganar, ya saben “las finales no se juegan, se ganan”, decía Luis Aragonés. Por él, por los pequeños, por los aficionados de toda la vida, por ti, Fernando Torres, tú te vas, pero no te puedes ir sin un título con el Atleti, no es el europeo que todos deseamos, pero, al fin y al cabo, es un título europeo.

Estemos donde estemos, podamos ver el partido o no, el aficionado rojiblanco siempre está ahí, empujando como el que más.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.