Compartir
Koke celebra el tanto junto a Griezmann. (Fuente | Atlético de Madrid)

Sin reservas en Getafe. Así predispuso el penúltimo encuentro liguero Diego Pablo Simeone. Tampoco escatimaron los jugadores en sus esfuerzos. El Atlético de Madrid fue a por los tres puntos, presionó con todo y movió de manera inteligente el balón. Así fue como encontró el primer tanto del partido: control orientado de Griezmann, asistencia para Koke y remate raso al palo contrario imposible para Guaita.

Ambos equipos tenían objetivos distintos, pero la consecución del gol rojiblanco obligó al equipo local a aumentar la presión y la agresividad en los balones divididos. Sin embargo, la primera acción que protestaron los jugadores del Atlético, con Diego Costa y Damián Suárez como protagonistas, fue una patada del defensor azulón sin balón y lejos de la acción principal. Se dispararon las alarmas en el banquillo colchonero con las quejas de Costa desde el verde del Coliseum Alfonso Pérez.

Dominó el equipo de Simeone la primera parte: control de balón, llegadas relativamente sencillas con la posesión y el equipo de Bordalás desconectado en ataque. Tuvo la segunda ocasión más clara del partido. Triangulación entre Griezmann, Koke y Costa que acabó con el ariete hispanobrasileño mandando al cuerpo el mano a mano ante Guaita.

El resto de la primera parte se basó en entradas duras del conjunto local y la falta de determinación del colegiado para mantener el control del partido. Destacó la fuerte entrada de Fajr con la plancha sobre Juanfran, al que le llegó a quitar la bota, y que vio cartulina amarilla. Se tomó la venganza a posteriori el lateral derecho con una entrada por detrás sobre Amath, quien en este caso no vio tarjeta. El colegiado, Javier Alberola, tuvo una verdadera tarde de gloria.

No cambió el guion a lo largo de la segunda parte. El Atlético, más torpe en ataque, no dispuso de tanta pelota para desarbolar la defensa local y el cambio temprano de Ángel por Amath desencadenó un mayor agobio del Getafe sobre la zaga colchonera. No esperó tampoco Simeone para sustituir a Griezmann y Costa por Gameiro y Torres. Las interrupciones en el juego dieron pie a pensar en la final de Lyon.

No fue hasta los últimos 15 minutos del encuentro cuando el Getafe, a través de un penalti cometido por Godín sobre Ángel, dispuso de la ocasión más claro. El duelo desde los once metos entre Fajr y Oblak se decantó para el lado esloveno. Estirada perfecta, manopla para despejar y recoger el balón suelto. El susto, otro más, lo protagonizó un golpe de Bruno con los tacos en la cabeza del portero rojiblanco.

Pudo finiquitar el derbi madrileño el Atlético en las botas de Fernando Torres y Kevin Gameiro, pero los delanteros rojiblancos no acertaron en sendas ocasiones. Acabó el encuentro con los pupilos de Simeone achicando agua ante los últimos arreones getafenses que aún aspiraban a la séptima plaza que daba acceso a la Europa League.

Finalmente, el Atlético sacó tres puntos de oro para acercarse a la segunda plaza y meter presión al Real Madrid en la lucha por el subcampeonato. Sin lesionados y con una victoria trabajada, los rojiblancos viajarán a la final de Lyon después de una laboriosa tarde en Getafe.

Comments

comments

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.