Compartir

El Atlético de Madrid tendrá la próxima temporada un vecino de Segunda División, ya que el Rayo Majadahonda acaba de subir a la Liga 123.

Esto en cierta parte influye al club colchonero, cuyos equipos entrenan en las instalaciones del equipo del municipio madrileño. El Atlético cuenta con un contrato a 50 en el Cerro del Espino pero con una única condición, compartir las instalaciones con el equipo de la ciudad, el Rayo Majadahonda.

El club majariego que lleva jugando en ese escenario desde su inauguración en 1976, este estadio también suele entrenarse el primer equipo rojiblanco, el Atlético B, el juvenil colchonero compitiendo en la Youth League y el Atlético Femenino; por lo que no deja de ser un equipo de tercera división.

Si el Rayo Majadahonda desea continuar en su estadio, tendrá que ser reformado, según cuenta Mundo Deportivo. Actualmente el estadio no cuenta con extensas cabinas de prensa, no tiene puertas de acceso necesarias, además de tener que mejorar la seguridad, etc. Pero lo más complejo sería doblar la capacidad del estadio. Ahora mismo se cuenta con unos 3.500 asientos que tendrían que aumentar a 6.000 según exige la LFP.

Pero, LaLiga no obliga a que todas estas reformas estén listas al inicio de la temporada 2018/2019, pero sí a la de 2019/2020, con lo que de producirse, se haría paulatinamente a lo largo del curso si el equipo continuase con la permanencia. Todo esto para el equipo rayado constituye una gran inyección en muchos de los términos, sobretodo en el económico ya que se espera unos 10 millones por subir a la categoría de plata.

Otro de los problemas será el asunto del césped del campo principal de la ciudad deportiva, que ya de por si lleva unos años no estando demasiado lustroso. Además se supone que con la cantidad  de entrenos del Rayo, se aumentará el desgaste.

 

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.