Compartir
(Foto: Atlético de Madrid)

El Atlético de Madrid viajaba a Bilbao con una amplia renta de goles que le daba tranquilidad y seguridad para afrontar la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey juvenil.

La Ciudad Deportiva Wanda celebró los goles de Borja Garcés, Joaquín Muñoz y Gio Navarro ante el Athletic de Bilbao en la ida de la última eliminatoria de a Copa del Rey juvenil. Este domingo, ambos equipos volvían a enfrentarse, esta vez en Lezama, para definir a uno de los finalistas de la competición.

Los cachorros empezaron el partido como debían: presionando y atacando en busca de abrir pronto el marcador y dar la vuelta a la eliminatoria. Por su parte, el equipo dirigido por Manolo Cano aguantaba a la perfección y esperaba su momento. Dos Santos apenas tuvo que intervenir en el juego, al contrario que San Miguel, portero del Athletic, que ahogó dos veces el grito de Andy Escudero con dos manos salvadoras en ambos postes de su arco. Ricard Sánchez y Borja Garcés también gozaron de oportunidades claras para abrir el marcador, pero ninguno encontró portería. Así se llegaba al descanso, pero antes el Atleti iba a sufrir la lesión de Garcés, quien debido a molestias musculares abandonó el verde para darle su lugar a Gio Navarro.

El segundo tiempo empezó al igual que el primero, aunque esta vez los locales encontraron premio a la hora de atacar. Una acción de Urain internándose en el área, terminaba con la señalización de la pena máxima tras el derribo de Medrano y Dos Santos, que le valió la amarilla al brasileño. Sancet transformaría el lanzamiento y la eliminatoria parecía estar más igualada. Desde ese momento, los bilbaínos se volcaron al ataque y la mayor parte de los últimos 35 minutos se jugaban en la mitad de campo colchonera. Por otra parte, el juvenil madrileño podía aprovechar las contras debido a la cantidad de espacio que dejaban los cachorros. En una ocasión, si Óscar Clemente hubiera visto a su compañero Gio, la eliminatoria podía haber quedado vista para sentencia. Manolo Cano vio que su equipo no tenía muchas opciones de cazar alguna contra y optó por asegurar la eliminatoria con un último cambio en el que dio entrada a JC para sentar a Óscar Clemente. Aún así, Joaquín Muñoz, que había entrado sustituyendo a Juan Agüero, aprovecharía su ocasión a pocos minutos del final y ponía el broche a las semifinales. De esta manera, el Atleti está a las puertas de conseguir el triplete después de ser campeón de su grupo Juvenil DH, de ganar la Copa de Campeones y ahora, con la posibilidad de ganar la Copa del Rey.

El proximo 24 de junio, el juvenil del Atlético de Madrid disputará la final de la Copa del Rey en el estadio de La Fuensanta (Cuenca). Su rival será el Real Madrid. Derbi para decidir al campeón de la Copa del Rey juvenil.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.