Compartir
(Foto: Atlético de Madrid)

La Fuensanta (Cuenca) acogió la final de la Copa del Rey juvenil que coronó al Atleti para conseguir un triplete histórico.

Metidos de pleno en el verano, bajo el sol abrasador saltaban Atlético de Madrid y Real Madrid a disputar el tercer derbi consecutivo en una final de la Copa del Rey. Los blancos con el objetivo de repetir título y los dirigidos por Manolo Cano, para intentar conseguir un triplete histórico.

Desde el inicio, ambos equipos mostraron con su ímpetu las ganas que tenían de adelantarse en el marcador. Con más suerte que juego, el Real Madrid estuvo cerca de abrir la lata en los primeros instantes de partido, pero Alex Dos Santos defendía con seguridad el arco rojiblanco. Antes de eso, Gio Navarro desaprovechó un mano a mano tres minutos después de que sonara el pitido inicial. Por su parte, Óscar Clemente desbordaba a sus oponentes sin pensarlo y no encontraba compañeros para rematar sus centros envenenados. Llegados al primer cuarto de hora, el juvenil que dirige ‘Guti’ conseguía el primer gol del partido cuando Pedro Ruiz remataba solo desde el punto de penalti producto de un centro blanco tras un mal despeje de la defensa rojiblanca. Sin tiempo para lamentarse, el Atlético de Madrid se levantó y con grandes acciones de Óscar Clemente y Gio Navarro, consiguieron un córner definitivo para empatar el marcador. Asistido por el jugador canario, Clemente cabeceó el 1-1 en el minuto 21. Con unos minutos de descanso para hidratarse por el calor, volvieron los jóvenes rojiblancos a intentar marcar un gol. El zurdo Andy Escudero estaba celebrando su magnífico lanzamiento, de la falta que había provocado con gran astucia Gio Navarro, pero el portero del Real Madrid despejó en el último momento.

Nuevamente, Giovanni demostraría su astucia y su rapidez cuando, quince segundos después de la reanudación, provocaba un penalti que el mismo transformaría para adelantar al Atlético de Madrid en la final. En los minutos posteriores, el Real Madrid tomaría el mando del partido en busca del empate que a punto estuvieron de conseguir pasado el minuto 60, gracias a la intervención salvadora de Montero cuando Dos Santos había abandonado la portería. El meta hispano-brasileño protegería a la perfección su arco despejando un mano a mano a Moreno. Sustituidos por Manolo Cano los dos goleadores de la tarde, el Atlético afrontaba los últimos minutos con las energías y las fuerzas justas para alzar la Copa. Las justas para conseguir sentenciar en el último suspiro gracias al gol de Andy Escudero después de dos intentos rechazados por el portero madridista.

De esta manera, el Atlético de Madrid de Manolo Cano ponía el broche de oro a un proyecto que culmina con un triplete histórico después de levantar el trofeo del Grupo V de la liga Juvenil DH y la Copa de Campeones.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.