Compartir

El verano está siendo intenso en las oficinas del Atlético de Madrid. Incorporaciones y salidas que están haciendo de la plantilla de Simeone para la 2018/19 una de las más competitivas de la historia del club. Un equipo con el carácter del Cholo como piedra de toque y una base que se mantiene en el tiempo con los buques insignia del vestuario. La única tarea pendiente aún sería la de apuntalar la delantera y cubrir la baja ya confirmada de Torres y la inminente salida de Gameiro. Hay dos nombres sobre la mesa: Kalinic y Giroud.

Nikola Kalinic, un guerrero para Simeone

El ariete croata del Milan posee unas cualidades idóneas para el desarrollo del juego colchonero. Un delantero capaz de usar su cuerpo y poner de cara a sus compañeros, montar contragolpes y fijar centrales, con una cantidad de recursos incontables para el gol. Su contribución al juego del equipo puede ser comparable a la de Diego Costa (a escala, obviamente), pero a la hora de acechar la portería rival no es tan dado al desmarque como el de Lagarto. Vive en los aledaños del área, dispuesto a rematar con todo lo posible de cara a puerta. Un 9 de los que ya no quedan.

La parte negativa puede ser su actitud. Tras el escándalo que protagonizó en el Mundial negándose a salir al campo aludiendo a unas molestias en la espalda, se podría entender que alguien fuera escéptico sobre si los métodos de Simeone casarían con su comportamiento. Pero más allá del detalle menor que supuso ese capítulo, el jugador tiene el carácter necesario dentro del terreno de juego para ser uno de los guerreros de Simeone.

Su precio rondaría los 20 millones de euros, quizás algo elevado teniendo en cuenta su rol y los 30 años que cargan sus piernas, pero teniendo en cuenta que la venta de Gameiro se antoja por una cantidad similar no parece muy descabellado pagarlos.

Olivier Giroud, por y para el equipo

El caso de Giroud es algo más singular. A pesar de tener unas características físicas similares a las de su oponente de hoy, es un jugador que trabaja mucho más fuera del área. Es capaz de intercambiar posiciones con jugadores de segunda línea y facilitarles así las transiciones ofensivas a sus compañeros. La estadística que se ha viralizado después de su participación en Rusia así lo delata: 0 tiros a puerta en todos los partidos que ha jugado.

Además, tiene el aliciente de ser francés. Teniendo en cuenta el matrimonio que existe a día de hoy entre les bleus y el Atleti, podría ser un detalle diferencial para que se terminase dando su llegada. Que se entiende perfectamente con Griezmann no es un secreto, y que juntos son capaces de potenciar al máximo las virtudes del 7 tampoco lo es.

El precio también rondaría los 20 millones de euros, y la edad del jugador es de 31 años. Situación tan similar a la de Kalinic que la conclusión que saco es mutua: me parece un precio razonable.

Dos perfiles muy similares, tanto en lo puramente futbolístico como en lo que le supone al club hacerse con sus servicios. Partiendo se la base de que su rol va a ser el de un revulsivo desatascador de partidos cerrados, veo más lógico fichar a Kalinic por su mayor facilidad para el gol.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.