Compartir
Foto: atléticodemadrid.com

El Real Madrid ha oficializado el traspaso de Thibaut Courtois procedente del Chelsea. El belga, confeso enamorado del Atleti y campeón de Liga (entre otros títulos), asesta un golpe a la afición rojiblanca con esta operación.

Seamos serios. Primero Thibaut. El guardameta, ahora del Real Madrid, quería volver a Madrid para estar cerca de su familia, que no se trasladó a Londres tras su marcha al Chelsea. Por ese lado, es más que comprensible e irreprochable que el belga busque su retorno a la capital. 

Ahora seamos serios nosotros. Courtois ha firmado por el eterno rival. Uno de los mejores porteros de la historia del club, y titular de un equipo campeón ha cambiado de bando. Y lo ha hecho después de recibir un “mecherazo” desde sus gradas. Después de cantar el famoso “salta salta salta, pequeño canguro” y de ser ovacionado cada vez que volvía a la que fue su casa. Por este lado, es más que comprensible e irreprochable que el aficionado colchonero se sienta traicionado por un miembro de su sentimiento.

Unamos las dos vertientes del conflicto. Courtois ha cambiado de bando con una razón justificada. La primera parte de la oración invita al aficionado colchonero a pitarle cada vez que vuelva al Metropolitano. La segunda parte de la misma, me hace empatizar con él y comprender su decisión. Ambas validas y compatibles.

Pues bien, dejemos de discutir y seamos serios de una vez. Se le puede pitar por cambiar de bando, es parte de la magia y la rivalidad del fútbol. Pero no soy capaz de alcanzar para no entender su decisión (por mucho que me duela). Que otros (como Simeone) puedan estar lejos de su familia no implica que Courtois tenga que imponer una hinchada a tener a sus hijos cerca. Me repito pero… seamos serios.

Y por otro lado, quizás esta decisión de Courtois nos ayude a comprender la magnitud del esfuerzo de Simeone en su etapa como entrenador del Atleti…

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.