Compartir
Foto: Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid disputará este próximo miércoles 15 de Agosto su 3° Supercopa de Europa en la ultima década. El lugar escogido será Tallin donde se verá las caras ante un inmejorable rival como lo es el Real Madrid, suponiendo así, un partido hecho para auténticos guerreros en tierras estonas. En la memoria estarán las exhibiciones ante el Inter de Milán de Mou y el Chelsea de Torres donde los rojiblancos salieron vencedores.

Objetivo: ‘Demostrar quien manda en la capital’. Desde las derrotas injustas en las finales de Champions League, los pupilos de Diego Pablo Simeone deseaban una cita para resarcirse bajo la atenta mirada de toda Europa. Tanto es que tienen ante sí  una nueva opción para entrar en la historia: ganar un trofeo continental al vecino y eterno rival.

Sea por lo que sea, el fútbol le debe una orejona al Atlético de Madrid, tantos desencuentros con ella tendrán un final feliz, o eso esperamos. Ganas hay, al igual de merecerla. Sin embargo, la relación de los colchoneros con la Champions es diferente que con la Supercopa de Europa. Inter de Milán y Chelsea fueron las víctimas de un Atleti en crecimiento y que empezaba a resurgir de las cenizas del infierno. Y sin olvidar, el despojarse esa etiqueta del pupas.

Aquel famoso Inter de Milán de los Milito, Sneijder y Eto’o levantaban su querida Champions en el feudo madridista frente al Bayern de Munich, llegarían a Mónaco con la vitola de claros favoritos. Mientras que en la afición colchonera había esperanzas, nerviosismo y la ilusión como apareció meses atrás en la final de Hamburgo frente al Fulham.

En un partido disputado sin numerosas ocasiones, Reyes se encargo de desequilibrar el marcador a los 62 minutos en favor del Atleti. La sección colchonera estallaba de júbilo. Pero aún quedaba mas por celebrar cuando en el 83 Agüero despejaba el camino rumbo a un éxito más. Una noche redonda que acabaría con un penalti detenido por David De Gea.

Y el mundo oyó los rugidos del Tigre, Radamel Falcao García dejó una de las mejores exhibiciones de fútbol en el estadio Luis II: descaro, definición y gol. Después de dejar KO al Athletic de Bilbao en la final de Bucarest, el colombiano demostró quien era el mejor delantero en Europa, en ese momento, y el Chelsea lo sufrió. En tan solo 45 minutos el Tigre ya había logrado su hat trick. Ya en la segunda parte, Miranda se encargaba de maquillar la goleada en uno de los mejores partidos que se le recuerdan a este Atleti del Cholo Simeone.

En ambos partidos se pudo comprobar que la evolución de aquel Atleti se debe a una base ya establecida por Quique Sánchez Flores y posteriormente, mejorada y afianzada por el mayor artífice de las últimas gestas.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.