Compartir

El Atlético de Madrid arrancará el curso en uno de los escenarios más complicados de la competición: Mestalla. El club ché, siempre duro de roer y que tiende a crecerse cuando recibe a los grandes en su feudo, ha tenido un verano intenso en las oficinas.

Mateu Alemana desde la dirección deportiva tenía una misión este mercado: que el Valencia ganase enteros para afrontar su regreso a la Champions League. El éxito de Marcelino en el banquillo implica un cambio de mentalidad dentro del club. Un crecimiento en ambición que va de la mano con una planificación de plantilla para aspirar a hacer un buen papel en las tres competiciones.

El ideario de Marcelino es la piedra de toque del equipo. Su llegada e influencia supusieron una revolución tras varios años convulsos, y es algo que se va a mantener sobre todas las cosas. Aun así, el equipo ha dado un salto de calidad en todas las líneas, y además ganando en amplitud de banquillo.

En defensa, la llegada de Diakhabi ilusiona, y puede dar un buen rendimiento inmediato con Garay al lado. Piccini suplirá a Montoya en el lateral derecho y Gayá seguirá creciendo en el carril zurdo. Pocos cambios, pero el Valencia crece con estas incorporaciones.

Muchas veces se dice que el mejor fichaje es no perder piezas importantes, y el Valencia se lo ha tomado a rajatabla. Ha atado a Kondogbia que formará pivote con Parejo y lo juntará con la clase de Wass y un Carlos Soler que buscará mejorar su discreta aportación la temporada pasada. A esto hay que sumarle una de las sensaciones del Mundial, Cheryshev, y la llegada que aún no se ha producido pero significaría la guinda del pastel: la vuelta de Guedes.

En ataque, lo más destacado de este nuevo Valencia. Más pólvora para mezclar con Rodrigo Moreno. Batshuayi y Gameiro son dos delanteros que mejoran a Zaza y permiten a Marcelino asegurarse 25 o 30 goles entre ambos.

Por todo lo comentado, el Valencia tiene calidad de sobra para ser capaz de darle un susto al supercampeón de Europa. Por supuesto, el Atlético sigue siendo superior en individualidades y en capacidad de jugar como bloque, pero es posible encontrar ciertas semejanzas entre los dos equipos. Lo que es seguro es que disfrutaremos de un partido muy disputado y con dos propuestas muy interesantes.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.