Compartir
Foto: Atlético de Madrid

Como ya adelantamos en La Gradona, la tercera equipación del Atlético de Madrid tendrá la peculiaridad de coincidir en tonalidades y color con la segunda. Pero en este caso, la camiseta estará marcada por el homenaje a la ciudad y a la plaza de Cánovas del Castillo, lugar de culto y peregrinaje de cualquier rojiblanco de bien.

Con la plaza de Cánovas del Castillo centrada y el tridente referente a Neptuno en la parte trasera del cuello, la camiseta se presenta como una de las más simbólicas para el aficionado de la historia del club. Una singularidad propia de un club castizo y orgulloso de su origen, pues además cuenta con un mapa de la ciudad de Madrid a lo largo de toda la elástica.La camiseta se presenta como una de las más simbólicas para el aficionado.

Dos tonalidades de azul que se degradan hasta convertirse en blanquiazul y el escudo y demás detalles bañados es oro. Quizás no resulta de lo más combinativo en cuanto a moda, pero lo que es seguro es lo llamativo que supone a los ojos del aficionado esa mezcla de colores.

La camiseta se presenta como una de las más simbólicas para el aficionado.

El pantalón, blanco. Pequeños detalles en azul que unifican la parte de arriba con la de abajo. Las medias, a su vez, comienzan en un blanco que se tiñe de azul según bajamos la mirada, de nuevo en un degradado que cierra la equipación concordando en todas sus partes.

Una equipación anómala, que rompe con la tradición pero hace referencia a símbolos del club. En unos años convulsos en cuanto al cambio de escudo y el adiós al Vicente Calderón, un pequeño homenaje a la afición en forma de camiseta resulta acertado.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.