Compartir
Foto: Atlético de Madrid

Saúl Ñíguez ha protagonizado esta semana los programas deportivos, portadas, tertulias y debates. Todo un aluvión de elogios para un jugador que, en la fecha FIFA, ha dado un golpe sobre la mesa. El problema viene cuando se ensalza a un jugador a unos niveles que ni tan siquiera él mismo puede mantener.

Dos titularidades, dos victorias, dos goles y una confirmación. En eso podemos resumir la aparición de Saúl en los dos primeros partidos de Luis Enrique al frente de la Selección. Todo indica a que va a ser un jugador con mucho peso, y ya ha habido algunos que se han atrevido a matizar a Simeone tomando como referencia la disposición táctica de Saúl con la roja. “Más liberado, con libertad y llegada, podría marcar muchísimos más goles y ser determinante en acciones de ataque”, decían basándose en dos partidos aislados.

Lo que siempre se ha citado desde el bando rojiblanco como “sobrevaloración”, y es que en este caso nos ha tocado de cerca.

Pues bien, hoy Saúl ha estado escoltado en todo momento por Rodri, ayudado por Koke y con apoyos constantes de Griezmann y Lemar. Pocas excusas tiene el ilicitano para justificar su desaparición en casi todos los tramos del partido. Una sola vez se asomó a la frontal del área, y la finalización fue nefasta.

Sin embargo, empacó bien atrás. Eso que parece que no tiene que hacer porque queda desaprovechado, fue lo mejor que hizo. Repliegue, robo de balón, buscar a Saúl y a empezar la jugada. El ABC de lo que significa el 8 en el doble pivote, y que algunos quieren cargarse

Y todo esto podemos achacarlo a, quizás, la cantidad de elogios que un jugador puede llegar a recibir en cuestión de días. Lo que siempre se ha citado desde el bando rojiblanco como “sobrevaloración”, y es que en este caso nos ha tocado de cerca. Saúl tiene condiciones, recursos y calidad, pero también tiene carencias y eso no podemos olvidarlo. Y lo que él tampoco debe olvidar es que tiene ADN atlético, con el que ha llegado a donde está.

 

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.