Compartir
Foto: Juan Ugena Serrano | La Gradona

El filial rojiblanco no supo administrar la temprana ventaja y cedió ante la Cultural y Deportiva Leonesa la primera derrota de la temporada.

Segundo partido en la Ciudad Deportiva Wanda de esta temporada y primera vez que el Atleti B no suma en la liga. La Cultural y Deportiva Leonesa se sobrepuso al primer gol de Samu Araujo y se lleva los tres puntos, después de haber conseguido esta semana la clasificación en la Copa del Rey en los penaltis ante el Fuenlabrada.


Víctor Ruiz y Samu Araújo, una pareja que se entiende a la perfección

El Atleti B empezó muy activo el partido y puso en aprietos a la defensa leonesa. Joaquín Muñoz intentaba desbordar a su defensor en la banda derecha y provocó dos saques de esquina. El segundo sirvió para abrir el marcador. Esta temporada, la llegada de Víctor Ruiz ofrece una nueva posibilidad en los lanzamientos a balón parado. Hoy, al igual que contra el Real Madrid Castilla en la segunda jornada, ha servido un balón al primer palo que ha sabido rematar Samu Araújo al fondo de la red. Segundo gol de una sociedad que está obligada a entenderse y a buen seguro continuará dando resultado en el devenir de la temporada del filial.


Jaume Valens estrenaba titularidad

Aunque ya sumó minutos en el derbi de filiales, hoy Jaume Valens tuvo la difícil tarea de defender la portería rojiblanca durante los noventa minutos. Comenzó comunicativo desde el primer minuto, dando indicaciones a su defensa y animando a sus compañeros en la búsqueda del segundo gol. Varios balones en largo no encontraron a su receptor y se perdían por línea de banda o en favor del equipo rival. En la siempre complicada labor del portero, no pudo hacer nada ante los disparos de Jorge Ortiz y Señé, que significaron la victoria para la Cultural.


Remontada visitante culminada antes del descanso

Conocido por su paso por el Atleti B en la segunda mitad de la temporada pasada, Jorge Ortiz tuvo gran importancia en el juego de su equipo, asumiendo responsabilidades y siendo protagonista en la zona de ataque. En un movimiento de ruptura, se acomodó el balón para disparar con su pierna derecha en el borde izquierdo del área rojiblanca, superando a Solano, para colocar un lanzamiento a la escuadra de la portería defendida por Jaume, que rozó la pelota sin fuerza para despejar. Cuando ya estábamos listos para irnos al descanso con el empate, Señé mandó a guardar un zurdazo imparable desde fuera del área que significó la remontada y una losa sobre las esperanzas colchoneras.


La Cultural impuso su juego en la segunda parte

Con un inicio agresivo y mordiente, el juego de los leoneses ponía en dificultades las combinaciones del equipo de Óscar Fernández. No obstante, no gozaron de ninguna ocasión clara en los primeros tramos del segundo acto. En cambio, los rojiblancos sí supieron intimidar a la defensa visitante, con disparos de Darío Poveda y Cristian Rodríguez, que se marcharon por encima del larguero. Más adelante llegó la más clara para establecer el empate, con un disparo lejano de Joaquín Muñoz que se estrelló en el palo y salió rebotado.


Debut esta temporada de Toni Moya y más minutos para Rubén Fernández

Pasado el primer cuarto de hora del segundo tiempo, Moya y Fernández entraron en sustitución de Óscar ‘Pinchi’ y Mikel Carro, que hoy no estuvo muy acertado en el partido. Ninguno de los dos tuvo gran influencia directa en el juego, aunque hicieron todo para dar la vuelta al marcador. Toni Moya disfrutó más del balón en el mediocampo y Rubén Fernández presionaba la salida de balón del portero y la defensa leonesa.


El trabajo en la sombra de Darío Poveda

La primera imagen que nos dejó al finalizar el partido fue la reacción de Darío Poveda, goleador del equipo junto a Samu Araújo, tirándose al suelo exhausto después de haber dejado todo en el césped para que el equipo siga sumando. Poveda fue el encargado de amortiguar balones en largo para buscar la segunda jugada y pelearse con los duros defensores de la Cultural, muchas veces con éxito y otras con carreras detrás de ellos para evitar un despeje limpio. La desesperación se apoderó de él y eso le valió ser amonestado, pero nunca llegó a perder los nervios. Hoy tampoco tuvo suerte de volver a festejar un gol, pero puede irse satisfecho del trabajo realizado, que seguro dará sus frutos si mantiene la línea que ha demostrado.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.