Compartir
Foto: SD Huesca

El Huesca de Leo Franco viaja al Metropolitano con las ideas claras pero con resultados negativos. El 4-4-2 del argentino les ha colocado al borde del descenso pero llegan con todo en busca de una victoria histórica.

Poco que perder y mucho que ganar. Así se presenta el Huesca en el Metropolitano este martes a las 22:00. Su planteamiento es tan claro como clásico, algo que en el fútbol moderno te obliga a implementar unas variantes que no son tan clásicas como el propio sistema.

Cuando utilizas un sistema tan arcaico y que hace que tus jugadores abarquen tanto campo, necesitas un nivel elevado de la mayoría y mucho más polivalentes de los que son los del Huesca (a excepción de Melero).

Ese 4-4-2 del Huesca es, sobre papel, el mismo que el de Simeone pero sus cualidades y capacidades distan mucho sobre el césped. Leo Franco apuesta por un sistema tan inmóvil como inefectivo -hasta ahora- y con unos jugadores que no acaban de dar lo que el propio sistema necesita, sobre todo en la línea de 3/4.

El once tipo del Huesca de Leo Franco es: Axel Werner; Miramón, Pulido, Semedo, Luisinho; Gallar, Melero, Musto, Moi Gómez (o Ferreiro); ‘Cucho’ Hernández y Longo.

Sobre esa línea ofensiva se debe cimentar el éxito del Huesca, un éxito que no llega porque esa línea ofensiva no acaba de funcionar. ‘Cucho’ Hernández y Longo son los dos clientes habituales en la punta del Huesca, pero no han acabado de aclimatarse a un sistema que necesita de su compenetración.

Hernández no está explotando como en La Liga 123 y su electricidad se está convirtiendo en nerviosismo y pérdidas continuas. En el caso de Longo, no es el trabajo algo achacable para él, ya que se pelea con los defensas todos los partidos pero siempre demasiado lejos del área, algo que priva al punta de mostrar sus mejores características: cabeceo, desmarque al primer palo y capacidad de finalización.

Por bandas, Moi Gómez está lejos de su mejor nivel, un nivel que, por cierto, nunca ha acabado de llegar a pesar de ser un jugador tan prometedor. En el caso de Gallar, todo lo contrario, es una de las sensaciones de la Liga Santander y del Huesca con tres goles, y un desequilibrio que dista mucho del de sus compañeros.

Solo Alex Gallar está elevando el nivel medio del Huesca, que necesita algo más de sus jugadores para poder conseguir su objetivo: la permanencia.

Para cerrar el centro del campo: Musto y Melero. El argentino cumple con su papel de destructor y de apoyo y golpeo fácil mientras que Melero se está viendo superado por tener que abarcar más campo de lo que la física le permite. A pesar de ello, el español está dando un nivel aceptable, llegando al área y combinando fácil en el centro (aunque acaba los partidos demasiado arriba).

Pulido, central titular, también tiene pasado colchonero. | Foto: SD Huesca

La defensa y la portería no están destacando ni para bien ni para mal (excepto en el caso de Semedo). Miramón, Pulido y Luisinho están cómodos con el equipo cerrado y ganando galones con el paso de los partidos. En el caso de Semedo, su entrada por Etxeita ya se ha afianzado. El portugués mejora la salida de balón y aporta una tranquilidad necesaria en una plantilla recién ascendida.

Axel Werner, guardameta cedido por el Atlético de Madrid, está cumpliendo con nota en sus primeros partidos en Liga Santander. Seguridad al atrapar el balón y algunas manos de alto nivel han hecho que Leo Franco apueste por él hasta el momento. Ha recibido muchos goles y en casi todos ha podido hacer muy poco para evitarlos.

El Atlético de Madrid tiene un jugador cedido en las filas del Huesca: el portero Axel Werner.

Frente a la Real Sociedad ese 4-4-2 paso a ser un 4-5-1, algo previsible ante la poca efectividad del sistema habitual. Sin embargo, no acabó de funcionar por la ausencia de apoyos arriba y la reiteración en la búsqueda de Alex Gallar (el equipo mejoró con Ferreiro apareciendo en la otra banda al final del partido).

A pesar de ese cambio ante el equipo txuri-urdin, el partido en el Metropolitano debería parecerse más a los anteriores, un 4-4-2 paralelo al rojiblanco que facilite el jugador por jugador de su equipo. Si el equipo de Leo Franco quiere sacar puntos del feudo colchonero, el planteamiento debe verse acompañado de un nivel mucho más alto por parte de sus jugadores.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.