Compartir
Foto: deportivoalavés.com

Un equipo aguerrido, con las ideas claras y que despliega siempre su propio estilo. Ese es el Alavés de Abelardo que tanto está consiguiendo en esta Liga Santander. El 4-4-2 o 4-5-1 se asemeja a las ideas de Simeone y presenta una candidatura que no será fácil para los colchoneros.

Quién nos lo iba a decir. Cuando Abelardo cogía a un Alavés prácticamente hundido y sin identidad, nadie se imaginaba cómo iban a cambiar las cosas. En el post-partido de la goleada ante el Sant Andreu, Simeone dijo que lo más importante para un equipo era tener una identidad. El Alavés lo ha conseguido… y va muy en serio.

Los de Abelardo han llegado a formar una línea de 4 en defensa de un nivel que se debe tener muy en cuenta. Y más aún cuando recitas los nombres. Porque Martín, Ximo, Laguardia y Duarte no suenan a Europa pero sí juegan a Europa. Los laterales, sin ser muy largos, se adaptan a un sistema en el que recorren pocos metros pero defienden mucho (y muy bien). Los centrales (con ayuda de Maripán) han sentado una base de seguridad por alto y con las líneas muy lejos del centro del campo para delimitar las carencias a sus espaldas. Todo bien armado y que funciona como un tiro.

Foto: Flickr Deportivo Alavés

En el centro del campo, Jony e Ibai Gómez son dos de las sensaciones de la Liga Santander. Marcan goles, dan asistencias y son la manija del Alavés. Ambos jugando por fuera (mucho más Jony) y cerrando los carriles a los laterales porque ellos los aprovechan a la perfección. En defensa, dos baluartes. Trabajan como lo hacen en el Atlético de Madrid los Correa, Saúl o Lemar. Martín y Duarte pocas veces sufren un 2 contra 1 porque siempre sus extremos llegan a las ayudas.

La delantera es la zona en la que Abelardo no acaba de sentar las bases del éxito. El doble-pivote Brasanac con Tomás Pina con la posible entrada de Manu García o Wakaso es muy seguro. Sin embargo, arriba Calleri se ha convertido en un fijo sin ser un delantero que aporte demasiado en cifras goleadoras. Su acompañante, entre Sobrino, Bastón o el propio Brasanac. Ninguno de los dos primeros despuntan y el tercero, con más trabajo en defensa y más equilibrio, apunta a titular en el Metropolitano.


Posible once del Alavés en el Metropolitano: Pacheco; Martín, Laguardia, Ximo, Duarte; Jony, Manu García, Pina, Brasanac, Ibai Gómez; y Calleri.


Las tres claves del Alavés:
  1. La libertad de Ibai Gómez: Ibai no solo distribuye.El extremo del Alavés es el que lleva el balón a los jugadores de arriba en el 90% de las jugadas. Incluso cuando es Jony el que recibe, Ibai se recorre todo el centro del campo con una diagonal para llevarle el balón hasta el pie (si no lo hace con un cambio de juego). Se nota que es el atacante más creativo y por él pasan todas las jugadas de ataque del Alavés, sea en la parte del campo que sea.
  2. Calleri y la altura: Cuando el plan A no funciona, tienes que tener un plan B… y en el Alavés, ese es Calleri. El punta se ha convertido en la salida de balón alternativa de los de Abelardo, ya sea bajando balones o cayendo a banda. Y lo que hace lo hace bien, pues pierde pocos balones y suele asear las jugadas. Además, es un peligro por arriba tanto en centros laterales como en balón parado. En un teórico enfrentamiento con Savic… el montenegrino puede salir mal parado.
  3. Las dos líneas de 4: Como si de un equipo de Simeone se tratase, el juego entre líneas de los rivales del Alavés está limitadísimo. Tanto pivotes como extremos se juntan a sus compañeros en defensa para hacer imposibles las superioridades y que los rivales reciban entre líneas. El Atleti tendrá que jugar mucho por fuera si quiere crear peligro constante a los visitantes.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.