Compartir
Griezmann tuvo en sus botas abrir la lata pero se topó con Horvath | Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid entorpece su camino en Champions League tras un empate bastante discutido y criticado en tierras belgas. Nadie habría esperado que el encuentro en el Estadio Jan Breydel se convertiría en una noche de brujas. Los colchoneros dependían de sí mismos para clasificarse a octavos de final como primeros de grupo, pero no sería así. Tras los 90 minutos se pudo contemplar la crispación de jugadores y aficionados.

Unas horas después de un resultado inesperado, se puede llegar a la conclusión de que no se ha aprendido bien la lección tras lo sucedido la temporada pasada en los encuentros ante el Qarabag. Un Atleti superior, con mejor equipo y más capacidad ofensiva no pudo pasar del empate a cero ante un Brujas que se encerró y esperó atrás para salir a la contra.

Durante la primera parte, los rojiblancos tuvieron tres claras ocasiones en las botas de Griezmann y Thomas para adelantarse en el marcador pero se toparon con el meta local Horvath. Gelson Martins, que volvió a ser de la partida como acompañante de la estrella francesa en la delantera, tuvo la oportunidad de rematar un pase preciso de Saúl pero el portugués se adelantó y no conectó el disparo eficazmente.

A la vuelta de vestuarios, el Atlético de Madrid no crearía peligro, los minutos pasaban y el panorama sería más desalentador. Los cambios no funcionaron y se certificaba el segundo puesto.

Sin embargo, después de ese 0-0, lo peor llegaría desde la rueda de prensa, el Cholo admitió que estaban contentos tras lograr la clasificación para la siguiente ronda: «Estoy feliz, estamos en octavos».

Don Diego Pablo no se puede estar feliz, había que ganar y no se hizo. No se fue capaz de aprovechar el pinchazo del Dortmund  en la jornada pasada ante los belgas en Alemania. Teníamos en nuestras manos el evitar a equipos grandes, duros y peligrosos, pero es mejor quedarse con la mentalidad de equipo pequeño y conformarse con una segunda plaza.

Ahora tocará rezar en que los Neymar, Cristiano o Lewandowski no nos roben a la primera de cambio el sueño de la tan ansiada Champions League.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.