Compartir
(Foto: Atlético de Madrid)

La operación de Diego Costa abrió un abanico de posibles soluciones entre las que está recurrir a Nikola Kalinic, un refuerzo de mercado invernal o el propio Borja Garcés.

El delantero melillense dejó a todos los rojiblancos con ganas de más después de estrenarse como goleador en el amistoso ante Nigeria, que sería oficiosamente el último partido de Fernando Torres con el Atlético de Madrid. La afición vio un proyecto de nuevo ‘Niño’ que esta temporada podría asentarse en el primer equipo.

Comenzó La Liga y el equipo de Simeone necesitaba un plus para remontar el vuelo después de empatar en Mestalla, sufrir lo indecible para ganar al Rayo Vallecano y sobre todo, después de la derrota en Vigo por 2-0 antes del primer parón de selecciones. A la vuelta, Borja Garcés se estrenaba como novedad en la convocatoria del primer equipo y formaría parte del banco. El Eibar visitaba el Metropolitano y, con el primer gol del partido, sembró en la afición la preocupación de un nuevo tropiezo que alejaba al Atleti del liderato a las primeras de cambio. Con todo en contra, Borja Garcés tuvo los únicos 20 minutos que lleva jugados con el primer equipo y consiguió rescatar un empate en los minutos adicionales que dejó a la gente con sabor a más de un punto.

Desde aquella mañana han pasado 12 jornadas de competición (tantas victorias como empates: 6), tres meses y cinco convocatorias más con el equipo de Simeone. Sin contar los viajes de Champions League o Copa del Rey. Esto suponía perderse el campeonato de Segunda División B que disputa el filial rojiblanco, mientras acumulaba entrenamientos y viajes con el primer equipo. No fue hasta la jornada 6ª del Grupo I que se estrenó como titular a las órdenes de Óscar Fernández (0-0 vs Valladolid B). Diez jornadas después, Borja Garcés celebró con rabia el primer gol con el Atleti B.

Ahora, el delantero es el cuarto jugador de la cantera con más minutos en el primer equipo. Por encima se han colocado, Javier Montero (247 minutos en cinco partidos), Carlos Isaac (90 en uno) y Toni Moya (45 en uno). De ellos, solo Montero tiene menos competencia debido a la cantidad de bajas que ha acumulado en defensa el Atlético de Madrid. En este momento, Borja solo tiene por delante a Nikola Kalinic, Ángel Correa esporádicamente y los experimentos de Simeone con Gelson. Desde que Diego Costa decidiera operarse, el melillense no ha tenido oportunidades ni siquiera en Copa del Rey.

A la vista de los meses de enero y febrero que asoman, con Diego Costa en la enfermería y Nikola Kalinic sin cumplir expectativas o terminar de convencer a Simeone, Borja Garcés tiene ante sí la oportunidad de hacerse con un verdadero hueco en el primer equipo. Esto siempre que el entrenador confíe plenamente en las estrellas que vienen y que no ocurra como viene pasando, que debe confiar en la cantera a pulso, como último recurso, en lugar de hacerlo como posibilidad real. Para presumir de La Academia hay que hacer uso de ella y sobre todo, aprender de los errores pasados.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.