Compartir

La figura de Jan Oblak ha crecido en el Atlético de Madrid hasta el punto de ser el jugador más importante (o uno de los más importantes) de la plantilla. El conjunto rojiblanco ha disfrutado de un 2018 más seguro gracias al mejor portero del mundo.

Con el nuevo año a la vuelta de la esquina y el mercado de invierno abierto, son muchas las cuestiones que mantienen a los empleados de las oficinas del Metropolitano trabajando a destajo. Entre ellas las situaciones de Diego Godín, cuya renovación es una incógnita debido a su avanzada edad y Lucas Hernández, que en los últimos días ha sido tentado por el Bayern de Múnich con la promesa de asumir un rol clave dentro del conjunto bávaro deportivamente hablando y una desorbitada oferta económica.


La renovación de Oblak, la gran preocupación rojiblanca

Pero sin duda la gran preocupación de la afición colchonera y muy seguramente de Diego Pablo Simeone es Jan Oblak. El técnico argentino cree firmemente que el mejor ataque es una buena defensa y sobre una muy buena defensa se lleva basando el juego del Atlético de Madrid desde que él llegara hace ya siete años. Pero durante los últimos cuatro existe una variable que marca la diferencia más allá de la defensa, el previamente citado guardameta esloveno. Uno de esos que te ganan puntos, partidos e incluso campeonatos ya sea yendo bien por alto,echando mano de sus increíbles reflejos o incluso parando penaltis. Independientemente de la competición, el equipo o el delantero que tenga enfrente, no hay encuentro en el que no aparezca para salvar a su equipo con alguna fantástica intervención. 

Foto: Atlético de Madrid

Cabe recordar que el ex del Benfica, a su llegada a Madrid en 2014 a cambio de 16 millones de euros, fue suplente de Miguel Ángel Moyà. Fue una lesión del mallorquín la que le brindó la titularidad que nunca más cedería. Desde entonces, Jan se ha convertido en uno de los mejores y más codiciados porteros del fútbol mundial, ganando tres trofeos Zamora consecutivos y asombrando a toda Europa cada semana. Conjuntos de la talla del PSG o el Chelsea se mostraron en su momento interesados en abonar los 100 millones de euros de la cláusula de rescisión para hacerse con los servicios del portero de 25 años que termina contrato el 30 de junio de 2021. 

Este 2018 que pronto toca a su fin en lo que a Oblak se refiere, solo se se ha visto empañado por su ausencia en el mundial de Rusia, ya que la selección de Eslovenia no consiguió la clasificación. A nivel de clubes, ha sido uno de los mejores y más decisivos jugadores de la plantilla rojiblanca (si no el más) siendo clave en la consecución de la Europa League y el tercer puesto en una competición doméstica en la que fue el cancerbero menos goleado con tan sólo 22 goles en contra. De igual manera está destacando en este nuevo ejercicio 2018-2019 en el cuál hasta el momento es el único arquero que no ha tenido que recoger ningún balón de sus redes en 8 partidos ligueros. 

Foto: Atlético de Madrid

Teniendo en cuenta sus enormes cualidades, lo joven y determinante que es para el equipo y que hay muy pocos (o ninguno) mejores que él en su puesto que pudieran suplirle en caso de marcha, los atléticos le han pedido a los Reyes Magos la renovación de Jan Oblak por muchos años más y el consiguiente aumento de cláusula de rescisión y sueldo que estén a la altura del crack mundial que es, veremos a ver si se la traen.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.