Compartir
Foto: Atlético de Madrid

Primera derrota del Atleti esta temporada en el Metropolitano. Partido excesivamente físico en el que los del Cholo se mostraron sin ideas durante gran parte del encuentro y terminaron con 10 corriendo detrás del balón.

Lo mejor: la Liga ya está definitivamente perdida  

Habrá quien no entienda que esto sea lo mejor del partido. Y es normal. A pesar del mal resultado, decir que la Liga ya está perdida es lo mejor puede resultar un descaro.

El Atlético de Madrid, segundo en la clasificación desde hace ya unas cuantas jornadas, tenía una oportunidad de oro para acercarse al líder la semana pasada tras su pinchazo contra el Valencia. Desde entonces, 2 partidos y 2 derrotas.

No hay nada peor que ilusionarse con algo inalcanzable, y los del Cholo se han complicado sus opciones de título ellos solos. El mes de febrero de los rivales parecía propicio para cerrar el hueco con el Barcelona pero nada más lejos de la realidad. El Atleti se ha mostrado incapaz de competir, algo que parecería impensable hace un par de años.


Lo regular: otra vez jaleo con el VAR

No hay jornada en el que el uso del VAR no quede en entredicho. Y en el derbi no iba a ser menos. El penalti cometido por Giménez parecía fuera del área, el gol anulado a Morata parece fuera de juego pero deja muchas dudas, un posible penalti cometido sobre el mismo Morata… Mucha polémica y poca ayuda del videoarbitraje.

No nos engañemos, el VAR es un instrumento muy útil. Se demostró en el mundial de Rusia y seguramente se demuestre a partir de octavos en la Champions League. El problema reside en las manos de quien lo maneja. ¿Cuál es el criterio para mostrar las líneas de fuera de juego trazadas en el gol de Griezmann y no hacer lo mismo en el gol anulado a Morata? Si se tienen los recursos, ¿por qué no se enseñan siempre? Muchas preguntas y una única respuesta: esto nos pasa por no ir a clase…


Lo peor: un equipo sin alma

Ni coraje, ni corazón. Si había algo que tenía el Atleti del Cholo es que siempre lo dejaban todo en el campo. Ahora ese sentimiento de tranquilidad del que sabía que su equipo no le iba a a defraudar ha desaparecido.

Jugadores que amenazan con irse si no reciben un nuevo contrato, el fichaje de un delantero que divide más todavía a una afición ya de por sí en una especie de conflicto permanente, tu capitán pasando reconocimiento médico con otro equipo en enero, los innumerables partes médicos… El Atleti se juega su última bala contra la Juventus en la Copa de Europa. Todo al rojo y a esperar un golpe de suerte, o la temporada se habrá terminado mucho antes de llegar a mayo.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.