Compartir
(Foto: Atlético de Madrid)

Con su doblete para eliminar al FC Barcelona, Ludmila Da Silva ya suma seis goles y se distancia como máxima goleadora de la Copa de la Reina

Todos los ojos estaban puestos el pasado domingo en el Cerro del Espino, hogar del Atleti Femenino y casa de la Academia del Atlético de Madrid. Decenas de medios llegaban acreditados a cubrir la mayor cita futbolística para el fútbol femenino: Atleti – Barça a vida o muerte. Ganar o irse a casa.

Destacar un nombre por encima del resto en la exhibición rojiblanca es peligroso, pero en el caso de Ludmila es merecido. Como apuntó la capitana del equipo, Amanda Sampedro, en la rueda de prensa, la brasileña “se ha mostrado siempre humilde” desde su llegada. Aunque mencionó su dificultad en la adaptación, cualquiera lo diría viendo su rendimiento. Tan bueno fue que el club le ofreció la renovación antes de sus primeros seis meses, finalizando así su vínculo en 2020, un año más de lo firmado en verano de 2017.

Esta temporada la delantera rojiblanca está poblada de grandes goleadoras. A la marcha de Soni, Olga García y Jennifer Hermoso llegaban como refuerzo para la punta de ataque. Con tanto recurso para marcar, Sánchez Vera lo tiene difícil para elegir su once titular y es por esto que los minutos se reparten de manera casi equitativa.

Los octavos de final de la Copa de la Reina le dieron la oportunidad a Ludmila para atraer todas las miradas. En menos de veinte minutos, la pantera selló un póker ante un Málaga que no se dio por vencido y cerró el partido 4-2. La visita a San Mamés hizo del duelo ante el Athletic un partido cerrado y con pocas oportunidades para las goleadoras. Aquella penúltima noche de enero, Ángela Sosa y Kaci dieron el pase a las colchoneras. Mención aparte amerita la exhibición de sacrificio, entrega, coraje y corazón que dio Ludmila en la visita del Barcelona. Desde el primer minuto derramó hasta la última gota presionando la salida culé, incomodando a portera y defensoras, dando soluciones al ataque rojiblanco, recibiendo de espaldas y ofreciendo triangulaciones productivas para el equipo.

Ayer Ludmila terminó de redondear su gran actuación con dos goles no celebrados. Esto último hizo saltar las alarmas en los atléticos, temiendo que el Barça haya vuelto a infringir las normas negociando con una jugadora con contrato en vigor, que puede hacer tomar a la brasileña el AVE Madrid-Barcelona, como hicieron Mapi León y más recientemente Andrea Pereira. Si esto llegase a ocurrir, quería dejar patente este recuerdo. La pantera Ludmila se devoró la Copa de la Reina y no importa como termine, pues quedará marcado para siempre.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.