Compartir
Diego Costa protagonizó un enfrentamiento con Bonucci durante el encuentro con la Juventus (Foto: Atlético de Madrid)

Tras 72 días parado por lesión, Diego Costa volvió a ponerse la rojiblanca frente al Rayo Vallecano. Pero no fue hasta la noche de Champions frente a la Juventus cuando dio su mejor versión. No solo desde su vuelta, también de esta temporada.

El partido más importante de la temporada llegaba con varias dudas en el once del Atlético de Madrid. Arias o Juanfran en el lateral derecho, la titularidad de Koke y Costa o un sistema donde encajasen Morata, Griezmann y el hispanobrasileño. Finalmente Arias se quedó en el banquillo y Koke y Costa salieron desde el inicio. Por los huevos del Cholo. Porque quien no arriesga no gana. Y el Cholo ayer ganó desde el momento en que tomó esa decisión.

Muchos echaban de menos al Costa más guerrero. A esa pantera que nos acostumbró a presiones incansables. Quizá la lesión que arrastraba le quitó esa fortaleza. Pero ahora, en dos partidos, está dejando claro que la pantera está de vuelta.

Desde el primer minuto del encuentro frente a los turineses Costa mostró su garra presionando arriba, enfrentándose al rival y personificando la tensión de la eliminatoria. En el minuto 8 recibió una tarjeta amarilla por adelantarse en la barrera de la falta lanzada por Cristiano. Una sanción más que discutible que le impedirá jugar el partido de Turín. Una acción que calentó aún más al de Lagarto.

Apenas 20 minutos después y tras varias presiones Costa recibe una falta al borde del área que es interpretada como penalti por el árbitro. Sin embargo, el VAR chafó su primera oportunidad de la noche de hacer gol y señaló finalmente falta. En el inicio de la segunda parte, Antoine Griezmann puso un pase perfecto para el delantero que no supo definir correctamente, desperdiciando así la mejor ocasión del partido hasta el momento. Sin duda, un fallo difícil de creer en las grades del Metropolitano viniendo de “la pantera”.

A pesar de no marcar gol, Costa fue un peligro constante (Foto: Atlético de Madrid)

Simeone decidió darle descanso en el minuto 58 tras una hora de pillerías con la defensa bianconera. Volvió locos a Bonucci y Chiellini. Y no solo eso. También hizo subir el nivel de sus compañeros. Todos son mejores junto a él, como pasó desde que llegó y seguirá pasando.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.