Compartir
(Foto: Atlético de Madrid)

El renombrado Allianz Stadium será lugar de la caída de un gigante europeo en la vuelta entre Juventus y Atlético de Madrid

Ni un mes ha pasado de la gran noche de Champions en el Metropolitano, cuando nos estamos preparando para otra velada con aroma inolvidable en la máxima competición europea. Los uruguayos del Atleti comandaron al bloque rojiblanco en la conquista del primer partido de la eliminatoria ante la Juventus. El equipo italiano, huérfano de un líder tras la marcha de Buffon y separado de una afición que se divide entre la Curva y su público general, vive desde su fatídica noche en Madrid, una previa descafeinada y excesivamente tremendista.

Por el lado rojiblanco la euforia duró apenas una noche. En la mañana del día posterior al 2-0, entre jaquecas y gargantas rasgadas, el colchonero visualizaba el día de hoy como un partido lejano, un duelo vibrante y otra noche de apretar fuerte la bufanda cuando uno de los conjuntos merodea el área. Otros podrían pensar que esto está hecho, que haciendo un gol o jugando a lo que mejor sabe el equipo de Simeone, la eliminatoria está sentenciada desde que el propio Cholo, mirando a los palcos de la familia, hiciera el famoso gesto que le ha costado 20.000€ de multa.

Los italianos, por su parte, tardaron en superar el shock que supuso haber sido inferiores en la ida, sintiendo que dos goles de desventaja, ante el equipo menos goleado de Europa en los últimos siete años, son un mundo. En estado de shock permanece aún Massimiliano Allegri. El entrenador bianconero tardó tan poco en elogiar el partido del Atlético de Madrid como en hacer visible su gran pesimismo. Él, cabe recordar, fue quien devolvió a las cebras al primer escalón europeo cuando aún lloraban la marcha de Conte. Él, que sucumbió ante el último Barça del triplete y el Real Madrid del recontratado Zidane. Ahora es él quien puede quedarse en la estocada a merced de orto equipo español y perder así el puesto que ocupa hace ya cinco temporadas.

Hablar de los jugadores que dispondrá cada entrenador es poco relevante conociendo los estados de ánimo en los equipos. Las bajas de Douglas Costa o Alex Sandro merman a una Juve que aguarda a un Atleti sin Diego Costa y Thomas por sanción, ni Filipe Luis y Lucas por lesión o por sus cosas. En definitiva, lo que quieran que sea el partido de esta noche ya lo saben sus protagonistas y directores. Mientras, nosotros, meros espectadores, aguardamos el último duelo de la gran eliminatoria europea que, sin duda, dejará a un gigante en la estocada y a su igual con un envión para las siguientes eliminatorias.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.