Compartir
(Foto: Atlético de Madrid)

El delantero melillense sufre una rotura de ligamento en su rodilla derecha y se perderá los próximos seis meses

El pasado domingo en el Cerro del Espino se perdieron más que puntos en la derrota ante el Burgos. Después de la lesión de Darío Poveda, Borja Garcés entraba en su lugar y, en una disputa de un balón que se perdía por línea de fondo, llevado por el ímpetu y la inercia de querer dejar todo, el delantero hizo un mal apoyo, cayendo fuera del terreno y gritando de dolor.

Garcés se retiraba del campo con gestos ostensibles de dolor y cojeando de su rodilla derecha, mientras los allí presentes aplaudían al canterano en su paso por delante de las gradas. Confirmada hoy la peor de las noticias, el delantero del filial dice adiós de forma prematura a la temporada y ahora deberá apoyar a sus compañeros del B desde fuera del campo.

 

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.