Compartir
Foto: Atlético de Madrid

Thomas Partey es el raro de la clase. Se atreve a lo que nadie se atreve. Ve lo que nadie ve. Hace lo que nadie hace. No es como el resto y no le importa serlo, se siente cómodo siéndolo.

El centrocampista ghanés ha crecido a base de jugársela. En un mediocentro campo plano, ahogando en la monotonía del pase horizontal, Thomas Partey se ha propuesto girar la cadera mil y una veces para filtrar balones que nadie filtra.

No sabemos si ve lo que nadie ve, quizás esa primera línea es demasiado atrevida. Puede que Koke, Saúl o Lemar también lo vean. Pero él lo hace. Se atreve. Está rompiendo con todo el juego del Atlético de Madrid él solo, que se dice pronto, siendo el raro de la clase.

Es el raro por eso mismo. Porque rompe con todo. Llorente fue fichado para abarcar más campo que Rodrigo, ser un todocampista al servicio de Simeone. Pero resulta que para eso estaba Thomas. Comanda, busca los espacios con y sin balón, busca a los puntas en vertical, golpea a 35 metros de la portería sin inmutarse, llega al área y finaliza una contra… está siendo la gran noticia del nuevo Atlético de Madrid.

Los encuentros frente al Real Madrid y Lokomotiv de Moscú han confirmado el genial momento del ghanés. Fue el mejor jugador del encuentro en ambos, siempre a partir del balón, bajando a recibir y creando a partir de un par de combinaciones en horizontal y un pase vertical lo más rápido posible.

Sin balón no se queda atrás. Thomas recupera y defiende lo que haga falta. Se le nota el compromiso y trabaja en cada acción como si fuera la última. Su genial estado físico le está permitiendo ocupar todo el centro del campo y dotar de libertad al resto, Saúl se siente más liberado y Koke tiene menos peso en la creación.

Esta tremenda mejoría de Thomas Partey puede ser el punto de partida de esta temporada. Todo debe pasar por él. Él encuentra al resto de medios y a los puntas. Encuentra todo porque hace lo que nadie hace.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.