Compartir
(Foto: Getty Images)

La época dorada más reciente del Atlético de Madrid tiene en los combinados nacionales su mayor detractor

En la mañana de este viernes el nuevo seleccionador Robert Moreno ha dado su lista de convocados para los partidos clasificatorios a la Eurocopa de este verano. Entre los citados solamente un rojiblanco: Saúl Ñíguez. El ilicitano ha sido siempre del agrado de Luis Enrique y lo es también ahora para su sucesor, así como el caso del huido Rodri.

Lejos de congratularse por la alegría del jugador, la afición rojiblanca tiende, como es de esperar, a lamentarse porque el futbolista no pueda descansar después de un inicio de temporada en el que ha jugado todos los minutos posibles. El único que iguala esta cifra es Koke, seguidos de cerca por Oblak, que se perdió el último tercio de partido ante la Real Sociedad.

Este comportamiento de la afición es normal si tenemos en cuenta lo poco que han mirado los cuerpos técnicos del equipo nacional hacia la plantilla rojiblanca. Sonados son los casos de Raúl García o Gabi, hasta el cuestionamiento y la crítica que han sufrido los que sí han disfrutado de minutos en la época dorada de la Selección.

Para los jugadores del Atlético de Madrid, llegar a la Selección no es un premio ni tampoco parece un reconocimiento, para ellos llegar a la Selección es parecido a un favor que deben devolver en el campo con actuaciones impecables, que no sirvan como argumento para un posible tropiezo del equipo.

De esta última convocatoria, de la que se ha caído Mario Hermoso por su poca actividad durante el último periodo entre ambas citaciones, destaca la presencia de cuatro futbolistas del Villarreal.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.