Compartir
Foto: Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid cosecha un empate con sabor agridulce en el Metropolitano ante un Valencia combativo. Sensaciones dispares en el juego rojiblanco, pero el equipo mostró actitud y entrega dentro del terreno de juego a pesar de cosechar el tercer empate seguido en Liga.

El parón de selecciones siempre deja al aficionado un tanto apático. Volvió a rodar el balón en la cancha rojiblanca para dar lugar a auténtico partidazo como era este Atlético de Madrid-Valencia. Simeone alineó a sus tres delanteros con la misma premisa que otros encuentros anteriores: Morata y Costa más adelantados con Joao Félix por detrás de ellos. La fórmula sigue estando de prueba y es difícil aún sacar conclusiones, pero tanto a Diego como a Álvaro les falta forma.

Con un arranque difuso por parte de las dos escuadras, el Atlético se asentó en campo rival con el paso de los minutos, mejorando sus prestaciones con el balón. Thomas, ejerciendo de director y dueño del mediocentro rojiblanco, filtraba pases por dentro y abría a banda cuando el juego lo pedía. Arias se desplegaba con profundidad y los delanteros recibían con facilidad y en situación de peligro. El guion salía según lo esperado y, con una inocente mano de Cheryshev, los colchoneros se adelantaron de penalti con gol de Costa.

Foto: Atlético de Madrid

Así siguió el curso del partido hasta el final del primer tiempo, obteniendo ocasiones claras, aunque no se concretaran en gol. Joao Félix estuvo excelente, no se le puede pedir más al portugués. El error es pensar que él lo tiene que hacer todo, pero la realidad es que lo que hace, lo ejecuta conforme al plan.

El Valencia pulsó el botón del reset al comenzar el segundo tiempo. Con más agresividad se fue a por el empate ante un Atleti que saltó al campo medio dormido. Buscando otro aire en los suyos, Simeone dio entrada a Lemar por Thomas y a Lodi por Mario Hermoso, que esta vez jugó de titular en el lateral izquierdo. El ex del Espanyol pasó desapercibido en el partido y tendrá que remar para que el Cholo confié más en sus capacidades. Lo que es una certeza es que ya es el cuarto central dado el gran nivel que está mostrando Felipe.

Se calmaron las aguas en el feudo colchonero y el partido comenzó a cholizarse. Minutos de impasse para los dos equipos en los que no pasaba nada y el resultado favorecía a los locales. El Valencia no encontraba la llave y Celades -con acierto- cambió de sistema y Gameiro entró en juego. El problema fue que no estaba lloviendo y Simeone guardó la ropa demasiado pronto. Más cemento para el mediocampo con Llorente, pero inefectivo en la contención del ataque ché. Poco a poco el avance de los visitantes iba en aumento y las circunstancias del partido jugaron una mala pasada al Atlético. O Menino cayó lesionado de su tobillo y tuvo que abandonar el campo sin poder disponer de más cambios. Todo mal. Por si fuera poco, Parejo se disfrazó de Platini y consiguió el gol a través de un lanzamiento directo de falta. A aguantar el chaparrón como sea. Suspiraba la hinchada del Metropolitano con cada acercamiento del Valencia. Finalmente, uno a uno y cada cual para su casa sin mucho que celebrar.

Foto: Atlético de Madrid

Una parte para presumir y otra para corregir. Necesita aún encontrarse consigo mismo este nuevo Atlético de Madrid. Tres empates seguidos, sensaciones agridulces… Pero el equipo tiene mimbres para avanzar y progresar en sus resultados. Ya lo dijo Diego Pablo Simeone, la cuestión futbolística necesita paciencia. No existe otro mensaje.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.