Curiosidad científica y encuentro divino

Eche un vistazo de cerca a esta notable nueva imagen del universo primitivo tomada por el Telescopio Espacial James Webb (JWST). Casi todos los puntos brillantes son una galaxia entera: ¡una colección de decenas de miles de millones de estrellas! – y los debiluchos de color rojizo están tan lejos de nosotros que su luz ha estado viajando por más de trece mil millones de años. Nos parecen rojos porque la expansión del cosmos ha estirado la longitud de onda de la luz que emiten por un factor de diez o más, algo así como las bobinas de un resorte estirado que están más separados.

La imagen revela que algunas galaxias tienen formas más o menos espirales como nuestra propia Vía Láctea, mientras que otras, dominadas por agujeros negros supermasivos en sus núcleos, parecen más puntuales. Los increíbles arcos de la imagen se forman cuando la luz de algunas galaxias rojas distantes es desviada y distorsionada por el campo gravitatorio de los cúmulos de galaxias que se encuentran entre ellos y nosotros: la gravedad actúa como una lente.

Estos arcos nos ayudan a ver, de una manera visual impresionante, que la gravedad producida por la materia desvía el camino de la luz y (ya que la luz viaja por el camino más corto posible) que la gravedad da forma a la forma misma del espacio. El espejo principal del telescopio JWST, ubicado a un millón de millas de la Tierra, mide casi 22 pies de diámetro. Ses instruments sont capables de voir des objets datant de seulement quelques centaines de millions d’années après le big bang – mais n’importe qui avec un modeste télescope domestique et quelques caméras CCD modernes peut voir par lui-même que les galaxies s’éloignent nuestro ; el universo tiene más de 13 mil millones de años. Hay lecciones inspiradoras que aprender aquí para aquellos que están abiertos al crecimiento espiritual.

READ  ¿Los perros transmiten el SARS-CoV-2? Un estudio encuentra que vivir con un perro aumenta el riesgo de contraer COVID-19

Hay personas hoy en día que creen que el universo tiene literalmente 5782 años y que dudan del poder de la evolución y el tiempo, ya sea para las estrellas, las maravillas geológicas como el Gran Cañón o la vida y la humanidad. El nuevo telescopio JWST confirma que el universo tiene más de 13 mil millones de años.*

Primeros resultados reveladores del telescopio Webb

El universo distante fotografiado por el nuevo Telescopio Espacial James Webb (JWST) ve la luz de algunas de las primeras estrellas.

El libro divino de la naturaleza.

Como se expresa en el Salmo de Shabat (Salmo 92): «Cuán grandes son tus obras [of the Creation]! Tus pensamientos son muy profundos. Moisés fue elegido para liderar (Éxodo 3) porque no dejó de ver la maravillosa zarza ardiente y luego se volvió para investigar su extraño comportamiento. Su curiosidad “científica” y su apertura a los fenómenos del mundo lo prepararon para un encuentro divino.

a

¿Qué otras lecciones podrían aprenderse de este notable logro astronómico? Primero, a medida que la humanidad continúa estudiando la libro divino de la naturaleza, seguirá aprendiendo cosas nuevas sobre la Sagrada Creación. En esta nueva imagen, por ejemplo, los astrónomos han visto muchas más galaxias jóvenes de lo esperado, ¿por qué? ¿Y cómo encajan estos nuevos hallazgos en nuestra comprensión de cómo funciona el cosmos sagrado?

No somos insignificantes, sino fantásticos. importante.

En segundo lugar, nos ayuda a darnos una perspectiva de la Tierra. Para algunos, tal perspectiva podría implicar una insignificancia fantástica, ya que la Tierra misma no es más que una mota infinitesimal. Pero considere lo contrario: la vida inteligente es rara (no existe en ningún otro lugar de nuestro sistema solar, y no se ha encontrado ninguna en ningún otro lugar del cosmos). Quizás la humanidad es tan increíblemente rara y valiosa que no hay otros seres inteligentes en ningún otro lugar, al menos ninguno que sepamos.

READ  El cielo promete una colisión espectacular: dos abismos negros supermasivos se elevan entre sí

De hecho, esta parece ser la situación más probable. Entonces no somos insignificantes, sino más bien fantásticamente importante – y de hecho, somos tan especiales que aparentemente fue necesario un vasto cosmos para sustentar nuestra existencia siguiendo las leyes naturales del progreso de las estrellas y los planetas. Incluso esas galaxias rojas de la infancia del universo hace trece mil millones de años son parte de la historia de cómo llegamos aquí.

No demos por sentadas estas bendiciones. No quitemos la vista de nuestra tarea de cuidar la preciosa vida en todas sus formas. No descuidemos nuestra responsabilidad de cuidar nuestro precioso pero amenazado planeta.

*Haga clic aquí para leer una aproximación a cómo reconciliar la visión bíblica de la edad del universo con el punto de vista científico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.