“El tamaño del espacio”: 100 años del curioso libro de Lugones que leyó Einstein y que anticipó la visita del físico a Argentina

Leopoldo Lugones y Albert Einstein

Además de ser “el primer escritor de la República”, el intelectual más reconocido de su tiempo, el íntimo opositor de Borges y el protagonista de las derivas ideológicas que lo llevaron del socialismo a la “época de la espada”, Leopoldo Lugones fue uno de los primeros divulgadores de la relatividad de Albert Einstein y uno de los impulsores de la visita del físico alemán a Argentina en 1925.

Hace 100 años, en los primeros meses de 1921, Lugones publicó uno de sus libros más curiosos y enigmáticos: El tamaño del espacio. Ensayo de psicología matemática, en el que el poeta intenta describir audazmente las teorías de Einstein y otros avances en física, matemáticas y fisiología de las primeras décadas del siglo. Y donde incluso desliza que algunas de sus ideas, como la del espacio finito, podrían haberse adelantado a las del gran científico alemán.

El texto de 55 páginas reproduce una conferencia que Lugones pronunció el 14 de agosto de 1920 en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), por invitación del centro de estudiantes de la Facultad de Ingeniería. Y más allá de los errores técnicos, los artificios retóricos y las agendas “ocultas”, El tamaño del espacio representa uno de los testimonios más singulares de la incursión de un escritor en las abstracciones de la física moderna y una de las primeras palancas de la popularización en Argentina de Einstein, quien en el texto nombra 17 veces y define como “el sabio suizo”, “el moderno Newton” y “el nuevo organizador del universo”.

“Lugones viste sus ideas con un aura científica y conecta muchos términos populares para hablar de lo que no sabía mucho”, explica el doctor en astrofísica e investigador del CONICET a Infobae. Alejandro Gangui, autor de Poética astronómica. Cosmos de Dante Alighieri Tensión cósmica: energía oscura y evolución del universo, entre otras obras.

"El tamaño del espacio" representa uno de los testimonios más singulares de la incursión de un escritor en las abstracciones de la física moderna y una de las primeras palancas de la popularización en Argentina de Einstein
“El tamaño del espacio” representa uno de los testimonios más singulares de la incursión de un escritor en las abstracciones de la física moderna y una de las primeras palancas de la popularización en Argentina de Einstein

“Pero su libro, en cierto modo, despertó a la comunidad intelectual de Buenos Aires y del resto del país a prestar atención a las ideas de Einstein. Fue un punto de entrada muy importante, un impulso muy fuerte ”, añade.

Un poeta en el mundo de Alicia en el país de las maravillas

Borges decía que Lugones padecía una costumbre muy española: la creencia de que el escritor debía utilizar todas las palabras del diccionario. Sumergiéndose en la terminología de la ciencia, de los átomos y del movimiento browniano en el “cóncavo” de la bóveda celeste o en “la autoinducción de las corrientes”, el poeta podría haber satisfecho este impulso estético, aunque no fuera así. no este. única motivación.

READ  Un enjambre de agujeros negros cerca de la Vía Láctea. Encontraron un número inusualmente alto de ellos en uno de los cúmulos estelares más famosos.

En la primera aproximación, El tamaño del espacio es “una mezcla explosiva de ideas sugerentes, nociones matemáticas algo confusas y una gran cantidad de datos empíricos de la física, la astronomía, la química y la fisiología, todo fundido en una prosa resplandeciente y teatral”, dicen los historiadores de la ciencia. Miguel de Asúa y Diego Hurtado en su libro Las imágenes de Einstein. Relatividad y cultura en el mundo y en Argentina (Eudeba, 2005).

Con “retórica hipnótica y explosiva”, Lugones “Construye un obelisco discursivo plagado de términos técnicos y coronado con los nombres de grandes matemáticos que, a primera vista, impresiona al lector como un argumento articulado y sólido”agregan.

Así, en el libro se citan decenas de figuras de la matemática y la física, desde Gauss y Laplace hasta Perrin y Riemann. Y aparecen conceptos científicos como la teoría de la formación de la luz zodiacal de Poincaré, las ecuaciones de Maxwell o las hipótesis del éter de Kelvin. Pero Lugones no se limita a “divulgar” las aportaciones ajenas, sino que argumenta, teoriza y expone sus propios pensamientos.

Según Lugones, la relatividad de Einstein puso fin al
Según Lugones, la relatividad de Einstein puso fin al “espacio intuitivo” de la era de Newton.

De Asúa y Hurtado aseguran que Lugones presenta dos tesis centrales, que ya había expuesto en un “ensayo sobre cosmogonía” que completa la decena de relatos fantásticos de Fuerzas extrañas, publicado en 1906.

La primera es que la noción de espacio infinito es fruto de la “intuición”, a la que caracteriza como una “facultad científica muy sospechosa” y que contrasta con el “razonamiento abstracto que constituye la dignidad de las matemáticas”.

Según Lugones, la relatividad de Einstein puso fin al “espacio intuitivo” de la era de Newton: “El espacio y el tiempo absolutos no existen, el movimiento absoluto es una contradicción y el dualismo entre materia y energía se desvanece”, incluso cuando nuestros sentidos nos confunden o engañan o tenemos una limitación psicológica para comprenderlo. El poder del cálculo libera a la mente, que compara con un “Prometeo encadenado”, de la limitación de los sentidos, asegura.

“El mundo de la relatividad es una especie de Alicia en el país de las maravillas, donde se cruzan los paralelos, donde los relojes se mueven a diferentes ritmos y donde la suma de los ángulos interiores de un triángulo no corresponde a 180 grados ”, explica Hurtado, también doctor en física, investigador del CONICET y actual secretario de Planificación y Ciencias. políticas de tecnología e innovación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación,

a

Lugones avanza luego a su siguiente postulado: el universo es de hecho finito y consta de mil quinientos dos mil millones de estrellas, “un número aproximadamente igual a la población humana de la tierra”. “Creo que el espacio cósmico debe considerarse como un cuerpo, ilimitado para nuestra experiencia sensible, pero calculable por nuestros medios inteligibles. [las matemáticas]», Plantea.

READ  Estas fotos del espacio hacen que la Tierra parezca un mundo acuático

Según Gangui, la cuestión del universo finito o infinito desde el punto de vista relativista se definió de acuerdo con los ingredientes que se agregaron a la “maquinaria matemática” y, en particular, a la supuesta densidad de la materia. Lugones debería haber sabido que en 1917 Einstein derivó su primer modelo cosmológico relativista, que tenía un espacio de materia uniforme, espacialmente esférico y de densidad estática.

Sin embargo, en El tamaño del espacio, este antecedente específico está velado. Y en el epílogo se cita que cuando el libro estuvo en imprenta apareció en La Nación del 30 de enero de 1921 la siguiente noticia, procedente de Berlín: “El Dr. Einstein sorprendió una vez más al mundo científico con la afirmación de que es posible probar que el universo es finito e incluso que su tamaño puede calcularse”.

Los lectores distraídos o confundidos se encontraron entonces con la sensación de que las teorías del espacio de Lugones … ¡eran anteriores a las del propio Einstein! Y el propio escritor creía firmemente que esta era una de sus habilidades. En el prólogo de una reedición de “Strange Forces” en 1926, presumía: “Algunas de las ideas de este libro, publicado hace 20 años, son actualmente aceptadas por la ciencia”, como recuerdan De Asúa y Hurtado.

Una cena íntima en Buenos Aires

Caricatura de la revista Atlántida del 9 de abril de 1925, extraída del libro "Imágenes en einstein", de Miguel de Asúa y Diego Hurtado
Caricatura de la revista Atlántida del 9 de abril de 1925, del libro “Imágenes de Einstein”, de Miguel de Asúa y Diego Hurtado

Visto a un siglo de distancia, resulta un tanto extraño que los estudiantes de ciencias exactas e ingeniería hayan recurrido a un intelectual como Lugones para interiorizar la relatividad. El doctor de las letras Soledad Queréilhac, investigadora del CONICET y autora de Cuando la ciencia despertaba fantasías (Siglo XXI, 2016), dice en la nota al pie de un ensayo que cuestionaba a De Asúa sobre el tema y que su respuesta fue que Lugones era un representante de la cultura, un sujeto con la formación retórica adecuada para dar conferencias y convertir su discurso en un Evento cultural.

“La respuesta mostró una cierta vacante en el campo científico de la época de una figura legitimada de la” cultura “”, Pensamiento Quereilhac. E incluso científicos que podrían ocupar esta etapa. Cuando Einstein visitó Argentina en 1925, “solo había un físico, que también era uruguayo, que entendía la relatividad”, dice Hurtado. Infobae. En cambio, quizás inspirados por la audacia de Lugones, miembros de la élite como ganaderos, soldados y políticos han aparecido en los periódicos para explicar o incluso refutar estas teorías, señala Hurtado.

La relación de Lugones con Einstein no terminó con su conferencia y el libro. En agosto de 1922, en una carta publicada en La Nación, el escritor propuso atraer al físico, cuya vida estaba en peligro en Alemania, para que se estableciera en el país. Y para lograrlo, se ofreció a invitarla a dar una clase gratuita a la que sus admiradores se suscribieran. Según sus cálculos, esto le permitiría “ganarse la vida honestamente”, con un salario mensual no menor a 1000 pesos (o el equivalente a 3-4 salarios de maestros de primaria).

READ  La tecnología de la NASA permite el aterrizaje de precisión y la evitación de peligros no tripulados

“Fue una propuesta ingenua, porque un profesor titular en Berlín ganaba mucho más dinero entonces”, resume Hurtado. Sin embargo, la iniciativa animó a otros “hombres cultos” y resultó, unos años después, en la invitación oficial de la UBA y la Asociación Hebrea para venir a dar conferencias en el país.

Aunque parece que Einstein afirmó haber leído el libro de Lugones el mismo año en que se publicó, Hurtado cree que pudo haber sido una cortesía o un cumplido a uno de sus prestigiosos anfitriones argentinos.
Aunque parece que Einstein afirmó haber leído el libro de Lugones el mismo año en que se publicó, Hurtado cree que pudo haber sido una cortesía o un cumplido a uno de sus prestigiosos anfitriones argentinos.

Lugones conoció a Einstein a finales de julio de 1924, durante una reunión en París del Comité de Cooperación Intelectual de la Sociedad de Naciones. un embrión de la UNESCO en el que el escritor representó a la Argentina. Y se conocieron en Buenos Aires el 1 de abril de 1925, en la tarde de una jornada agitada en la que el físico realizó su primer viaje en avión, conoció al presidente Marcelo T. de Alvear, visitó el Museo Etnológico y dio una de sus conferencias. sobre la relatividad. “Fue la única cena íntima que Einstein pudo tener en el país», Evoca Gangui.

Es poco probable que discutieran el progreso de la física. Aunque Parece que Einstein afirmó haber leído el libro de Lugones el mismo año en que se publicó, Hurtado cree que pudo haber sido una cortesía o un cumplido a uno de sus prestigiosos anfitriones argentinos. “Si lo leyó, me lo imagino con actitud despectiva.», Especula Hurtado, quien también interpretó con De Asúa que el escritor aprovechó su relato de la relatividad para transmitir un mensaje de teosofía, una corriente espiritualista a la que se adhirió y que fue concebida como la síntesis de todas las tradiciones religiosas y filosóficas. “Lugones estaba muy enredado”, resume Hurtado.

Y Einstein tenía que ser muy consciente de esto. En una entrevista publicada en la revista casa en abril de 1925, el periodista Conrado Eggers-Lecour pregunta al visitante si sabe que Lugones ya declaró su concepción de la finitud del espacio en su célebre conferencia, hace varios años. “Lo sé, pero las ideas de Lugones sobre este punto me parecen un poco … nebulosas”, respondió Einstein con una sonrisa.

SIGUE LEYENDO:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *