El último acto de una estrella moribunda fue destruir todos sus planetas.

Cuando las enanas blancas se vuelven locas, sus planetas sufren el caos resultante. La evidencia emerge más tarde dentro y alrededor de la atmósfera de la estrella moribunda después de que se tragó los escombros planetarios y cometarios. Esa es la conclusión a la que llegó un equipo de astrónomos de la UCLA después de estudiar en detalle la cercana enana blanca G238-44. Encontraron un caso de canibalismo cósmico en esta estrella moribunda, ubicada a unos 86 años luz de la Tierra.

Si esta estrella estuviera en el lugar de nuestro Sol, ingeriría los restos de planetas, asteroides y cometas hasta el cinturón de Kuiper. Este amplio buffet hace de este acto de canibalismo estelar uno de los más extendidos jamás vistos.

«Nunca hemos visto estos dos tipos de objetos amontonarse en una enana blanca al mismo tiempo», dijo el investigador principal Ted Johnson, graduado en física y astronomía de la UCLA. «Al estudiar estas enanas blancas, esperamos comprender mejor los sistemas planetarios que aún están intactos».

La impresión de un artista de una enana blanca extrayendo escombros de los mundos destrozados de su sistema planetario. Cortesía de NASA/ESA, Joseph Olmstead (STScI)

Encuentra evidencia de caos en una estrella moribunda

Johnson formó parte de un equipo de UCLA, UC San Diego y la Universidad de Kiel en Alemania que trabajaba para estudiar los elementos químicos detectados en y alrededor de la atmósfera de las enanas blancas. Utilizaron datos del antiguo Explorador espectroscópico ultravioleta lejano de la NASA, el espectrómetro Echelle de alta resolución del Observatorio Keck en Hawái, y el espectrógrafo de orígenes cósmicos del telescopio espacial Hubble y el espectrógrafo de imágenes del telescopio espacial. El equipo encontró y midió la presencia de nitrógeno, oxígeno, magnesio, silicio y hierro, junto con otros elementos.

READ  La prueba del nuevo cohete lunar de la NASA termina abruptamente

El hierro es particularmente interesante ya que constituye el núcleo de planetas rocosos como la Tierra o Marte. Su presencia es una pista de que los mundos similares a la Tierra alguna vez giraron alrededor de G238-44. La presencia de grandes cantidades de nitrógeno implica que el sistema también tenía una piscina de cuerpos helados.

Cuando las enanas blancas atacan

Cuando las estrellas como el Sol entran en una edad muy avanzada, dejan núcleos chamuscados llamados enanas blancas. Durante miles de millones de años, estos restos de estrellas moribundas se enfrían lentamente. Sin embargo, antes de llegar a eso, la agonía real puede ser bastante violenta y desordenada. Es entonces cuando canibalizan los mundos que les rodean. El descubrimiento de los «restos» de estos planetas, cometas y asteroides, en la atmósfera de G238-44 pinta un panorama preocupante del futuro de nuestro sistema solar.

La evolución de nuestro Sol como una estrella moribunda para convertirse en una gigante roja, luego formar una nebulosa planetaria y eventualmente convertirse en una enana blanca.  Crédito de la imagen: ESO/S.  Steinhofel
La evolución de nuestro Sol como una estrella moribunda para convertirse en una gigante roja, luego formar una nebulosa planetaria y eventualmente convertirse en una enana blanca. Este proceso evolutivo también afecta a los mundos y otros objetos en su sistema. Crédito de la imagen: ESO/S. Steinhofel

Podemos esperar que nuestro Sol pase por el proceso a partir de unos cinco mil millones de años. Primero, se hinchará hasta convertirse en una gigante roja, y eventualmente engullirá planetas hasta la órbita de la Tierra. Entonces perderá sus capas exteriores, formando lo que llamamos una «nebulosa planetaria». Después de que todo eso se disipa en el espacio, lo que queda es la enorme pero diminuta enana blanca.

a

Todo el proceso destrozará el sistema solar, destrozando planetas y dispersando cometas y asteroides. Cualquiera de estos objetos que se acerque demasiado a la enana blanca del Sol será absorbido y destruido. La escala de la destrucción está ocurriendo bastante rápido si el ejemplo de G238-44 es una pista. Este estudio muestra la impactante escala del caos. Menos de 100 millones de años después de entrar en su fase de enana blanca, la estrella moribunda pudo capturar y consumir material de su cinturón de asteroides cercano y regiones distantes similares al cinturón de Kuiper.

La lenta destrucción del sistema planetario de G238-44, con la diminuta enana blanca en el centro, rodeada por un débil disco de acreción de partes del cuerpo rotas que caen sobre la estrella muerta.  Todos los asteroides restantes forman una delgada red de material que rodea a la estrella moribunda.  Es posible que aún existan planetas gigantes gaseosos más grandes en el sistema, y ​​mucho más lejos se encuentra un cinturón de cuerpos helados como los cometas.  El proceso de tragarse los restos de sus mundos comenzó poco después de que la estrella entrara en la fase de enana blanca.  Cortesía de: NASA, ESA, Joseph Olmsted (STScI)
La lenta destrucción del sistema planetario de G238-44, con la diminuta enana blanca en el centro, rodeada por un débil disco de acreción de partes del cuerpo rotas que caen sobre la estrella muerta. Todos los asteroides restantes forman una delgada red de material que rodea a la estrella moribunda. Es posible que aún existan planetas gigantes gaseosos más grandes en el sistema, y ​​mucho más lejos se encuentra un cinturón de cuerpos helados como los cometas. El proceso de tragarse los restos de sus mundos comenzó poco después de que la estrella entrara en su fase de enana blanca. Cortesía: NASA, ESA, Joseph Olmsted (STScI)

¿Qué más revela esta enana blanca?

Este descubrimiento no solo muestra lo que nos espera en el futuro, sino que también proporciona una visión interesante de cómo se están formando otros sistemas. Ofrece pistas sobre lo que contienen y una visión del pasado de nuestro propio sistema solar. Por ejemplo, los astrónomos creen que los objetos helados se estrellaron contra planetas secos y rocosos en nuestro propio sistema solar incipiente. Esto se suma a los materiales rocosos que ayudaron a crear nuestro planeta. Para G238-44, eso significa una fusión interesante de cosas de varias regiones y la evidencia lo demuestra.

READ  Buenas noticias del meteorólogo: ahora será esquiable

«Lo que mejor se ajustaba a nuestros datos era una mezcla de casi dos a uno de materiales similares al mercurio y materiales similares a los cometas, que están formados por hielo y polvo», dijo Johnson. «El hierro metálico y el hielo de nitrógeno sugieren condiciones muy diferentes para la formación planetaria. No se conoce ningún objeto del sistema solar con tantos de los dos.

Una estrella moribunda da más pistas

La muerte de esta estrella similar al Sol y su tendencia a engullir escombros tiene otro giro interesante. Hace miles de millones de años, los cometas y asteroides probablemente proporcionaron agua a nuestro planeta, creando las condiciones para la vida. Según Benjamin Zuckerman, profesor de física y astronomía en la UCLA, la combinación de material helado y rocoso detectado lloviendo sobre G238-44 muestra que otros sistemas planetarios pueden tener depósitos de hielo (como el Cinturón de Kuiper y la Nube d’Oort). Esto se suma a los cuerpos rocosos como la Tierra y los asteroides.

«La vida tal como la conocemos requiere un planeta rocoso cubierto de una variedad de elementos volátiles como el carbono, el nitrógeno y el oxígeno», dijo Zuckerman. «La abundancia de elementos que vemos en esta enana blanca parece provenir tanto de un cuerpo padre rocoso como de un cuerpo padre rico en volátiles, el primer ejemplo que hemos encontrado entre los estudios de cientos de enanas blancas».

Es fascinante pensar que nuestro propio Sol podría hacer lo mismo en unos miles de millones de años. Quizás un futuro astrónomo en un planeta a unas pocas décadas de distancia haga el mismo estudio que Johnson y su equipo, y detecte los restos de la Tierra en el resplandor agonizante de la enana blanca del Sol.

READ  Coronavirus de EE. UU .: Espere 20.000 muertes más por coronavirus para fin de mes, dice el ex director de los CDC

Para más información

El canibalismo de Dead Star en su sistema planetario es el más extenso jamás observado

Estrella muerta atrapada destrozando sistema planetario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.