Compartir

En el fútbol no existe la justicia, es algo que he pensado desde siempre, vale sí el Leicester gana una Premier de una manera impresionante contra todo pronóstico y otros muchos casos como ese hemos visto en el mundo del fútbol pero seguiré pensando lo mismo.
El Atlético de Madrid ha vuelto a perder una final de la CHAMPIONS League, ante el mismo rival pero de diferente manera aunque duela igual o más.
Toda la temporada te dicen que no haces fútbol bonito, que solo sabes encerrarte, que tienes suerte o que no te lo mereces, toda la temporada escuchando la misma cantinela. Hoy, perdemos una final tocando más el balón que el rival, teniendo más posesiones, mejores ocasiones pero el fútbol no ha querido darnos la primera.
Eliminas al Barça del triplete, al todopoderoso Bayern mientras el Real Madrid por su línea elimina al Wolfsburgo o al Manchester City que parecía que no quería ganar, después de todo esto el fútbol te remite a una tanda de penaltis con un gol en fuera de juego y fallando solo un penalti que provoca la derrota de tu equipo. ¿Justicia? A otro perro con ese hueso.

image

ENFERMEDAD QUE NECESITO

Pues sí, me considero un enfermo del Atlético de Madrid, una persona que siente al Atleti a cada momento que respira, es una cosa enfermiza seguramente pero a su vez, es algo que necesito para vivir, forma parte de mí y si no fuera por el Atleti no entendería la vida como tal.
El Atleti es distinto, te da y te quita, pero el orgullo que te deja para cada día es algo que no se paga con dinero, no tenemos las armas que tienen otros pero tenemos un sentimiento que vale mucho más.
Algún día el fútbol nos dará todo lo que nos está quitando de manera muy injusta, hasta entonces y como dice nuestro lema: “Nunca dejemos de creer” y menos con estos jugadores.

Comments

comments