Compartir
Yanick celebrando un gol

La noche empieza, un atlético con ganas de comerse al rival aparece en el calderón. Un atlético que presenta su candidatura a dar guerra en la champions. Un atlético campeón  que ha ganado al Bayern. Un atlético campeón.

El partido empezó duro para los locales. El Bayern implantó un buen juego en los primeros minutos de partido, un juego con el que la defensa atlética tenía que estar inspirada. Lewandowski, Ribery o Müller eran algunos de los nombres que harían peligrar el área de Oblak.

El atleti se sentía presionado por el juego alemán, teniendo que aparecer Oblak en una ocasión ante un poderoso lanzamiento de Müller.

Pero el Atlético es así y siempre nos sorprende. El Cholo sacó su alma de general de la pista y animó, dirigió, y corrigió en todo momento a los colchoneros. Hasta que llegó el ansiado momento de un Carrasco que deseaba el gol desde el primer minuto de partido.

El gol llegó a través de las botas mágicas de nuestro francés Griezmann que propinó una genialidad de pase a Carrasco para que con su pierna cruzara el tiro y la clavara en el fondo de la portería de Neuer. El calderón se levantaba, empezaba la fiesta rojiblanca.

Tras la alegría, el Atleti impuso su férrea defensa, y empezaban los minutos tan duros y largos que se le hacen a cualquier aficionado a este equipo.

El Bayern empezó a jugar, a crear ocasiones que el Atlético supo rechazar y jugarlas con la cautela y el esmero que ellos saben.

Tras saber parar a los alemanes con nuestro muro defensivo, era la hora de contraatacar y en una ocasión de Filipe en el área llegó el penalti para los colchoneros.

Los nervios se la volvieron a jugar al francés y este no pudo meter el doblete en el calderón para que los alemanes se fueran calentitos a casa.

Tras el pitido final, los rojiblancos celebraron la victoria. Una victoria que hace que nos notemos mucho más en esta liga de campeones. Una victoria que demuestra que no somos un equipo de tallas medias, correosos o peleones. Una victoria que demuestra que somos un equipo grande, con una de las mejores plantillas de Europa. Un Atlético de Madrid campeón.

Comments

comments

Deja un comentario